Lunes, 1 de Junio, 2020
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
GUATEMALA
Comediante logra sorprendente victoria electoral
Louisa Reynolds
23/09/2015
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Jimmy Morales se ha descrito como “nacionalista cristiano” y su discurso llega a ser ultra derechista.

El comediante Jimmy Morales obtuvo una sorprendente victoria en las elecciones realizadas el 6 de setiembre, luego que se mostrara como un “ousider” político en medio de una profunda crisis que ha llevado al rechazo generalizado de la clase política.

Con 100% de los votos escrutados, Morales ganó con 24% de los votos, mientras que el segundo lugar fue una reñida competencia entre la candidata Sandra Torres, de la Unión Nacional de la Esperanza (UNE), quien obtuvo 19.8%, y  Manuel Baldizón, del movimiento Libertad Democrática Renovada (Lider), que quedó con 19.4%. En vista que ninguno de los candidatos superó el 50% de los votos, Morales y Torres se enfrentarán el 25 de octubre en una segunda vuelta.

Lo estrecho de los resultados por el segundo lugar entre Torres, quien estuvo casada con el expresidente Álvaro Colom (2008-2012), y Baldizón, un populista de derecha, probablemente se requiera un recuento parcial de votos.

En los últimos 17 años, Morales fue un personaje muy popular en la televisión guatemalteca. Con bigotes espesos, botas y sombreros de vaquero, Jimmy y Sammy Morales desempeñaban los papeles de “Nito y Neto” en el programa humorístico “Moralejas”.

Los personajes representados por los dos hermanos explotaban el estereotipo del vaquero del oriente de Guatemala que se ha insertado en la cultura popular del país.

En su última película, estrenada en el 2007, Nito y Neto postulaban a la presidencia, parodiando la demagogia y corrupción de los políticos guatemaltecos. Como un presagio de lo que el futuro le tenía reservado, Jimmy Morales, quien interpretaba a "Neto" en la pantalla, realmente podría convertirse en el próximo presidente de Guatemala.
  
Voto de protesta
Baldizón, quien prometió restituir la pena de muerte y establecer un impuesto único, era el favorito para ganar las elecciones. Sin embargo, cinco meses antes de los comicios, una serie de escándalos de corrupción descubiertos por la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), organismo de investigación financiado por las Naciones Unidas, sacudieron la escena política.

La tormenta se desencadenó el 16 de abril, cuando la CICIG reveló que altos funcionarios gubernamentales estaban involucrados en una gigantesca red de fraude aduanero conocida como “La Línea”, que involucraba al presidente en funciones Otto Pérez Molina y la vicepresidenta Roxana Baldetti.

En una dramática secuencia de eventos, miles de personas tomaron las calles las siguientes semanas exigiendo la renuncia de Pérez Molina y de Baldetti. Dos mujeres llegaron al extremo de entrar en huelga de hambre en las afueras de la catedral de Ciudad de Guatemala y un hombre simuló una crucifixión frente al palacio nacional.

El 8 de mayo Baldetti se vio obligada a renunciar y fue acusada de corrupción. Las protestas continuaron, la mayoría de integrantes del gabinete de Pérez Molina renunciaron, dejando su gobierno en estado de confusión, y la elite empresarial, que antes había apoyado a Pérez Molina, hizo un rápido giro y se unió a las voces que demandaban su renuncia.

El intento por someter a Pérez Molina a juicio político en el Congreso fracasó a mediados de agosto luego que el gobernante Partido Patriota (PP) aseguró una alianza con Lider y no se llegó a alcanzar el mínimo de votos necesarios para retirar la inmunidad al presidente. La ciudadanía se enfureció por la complicidad de Lider con el PP y los manifestantes quemaron figuras de Baldizón durante las protestas contra la corrupción. El lema de campaña de Baldizón, “Le toca”, se transformó en “No te toca Baldizón” y se hizo viral en las redes sociales.

Entonces la CICIG reveló otro gran escándalo de corrupción. Esta vez recayó en el compañero de fórmula de Baldizón, Edgar Barquín. Barquín, expresidente del Banco Central de Guatemala, acusado de estar involucrado en el lavado de US$937 millones procedentes del narcotráfico que fueron usados para financiar las campañas electorales de Lider y la Gran Alianza Nacional (GANA) en el 2011. Al parecer, varios candidatos al Congreso por Lider, incluido Manuel Barquín, hermano de Edgar, estarían involucrados.

El escándalo, conocido como “Lavado y Política”, selló el destino de Baldizón. Mientras su popularidad se desplomaba, la de Morales, que competía con el minúsculo y desfinanciado Frente de Convergencia Nacional (FCN), crecía sostenidamente.

Una encuesta publicada en junio por la revista Contrapoder y Canal Antigua TV mostró que 35% de los entrevistados votarían por Baldizón, seguido por Torres con 12.9% y Morales con 10.4%

La siguiente encuesta, dada a conocer el 10 de agosto por el diario Prensa Libre, reveló que la intención de voto por Baldizón había caído a 24.9%. Morales pasó al segundo lugar con 16.2%, superando a Torres, con 14.7%.

Una semana antes de las elecciones, en una grabación filtrada a la prensa se escuchaba a Baldizón exigir a sus candidatos municipales que hipotequen sus propiedades y sus vehículos para transportar a los electores a las urnas, y que con los votos “le vamos a dar en la madre”. Manifestantes furiosos tomaron las calles con banderolas que demandaban a los votantes a rechazar a “Baldinarco”.

El 1 de setiembre, el Congreso retiró la inmunidad a Pérez Molina para que sea investigado y juzgado por cargos de corrupción. El mandatario presentó su renuncia poco después que el tribunal penal emitiera la orden de detención en su contra. Fue reemplazado por el vicepresidente Alejandro Maldonado quien dirigirá el país hasta  el 14 de enero del 2016, cuando asuma el nuevo gobierno.

Morales no es un “outsider”
La última encuesta, publicada por Prensa Libre 48 horas antes de las elecciones, puso en evidencia un giro dramático: 25% de los encuestados respondieron que votarían por Morales, quien desplazó a Baldizón al segundo lugar con 22.9% de la intención de voto, mientras que 18.4% optaba por Torres. Al resultar Morales el sorpresivo ganador de la primera vuelta, la predicción de Prensa Libre resultó cierta.

“Los electores lo identificaron como el antipolítico que podría expresar el descontento hacia la clase política tradicional”, dijo Edgar Gutiérrez, analista político, a Noticias Aliadas.

Pero conforme se acerca la segunda vuelta, Morales está siendo objeto de un mayor escrutinio y para muchos votantes el hecho de que el FCN fuera fundado por exmilitares de derecha hizo saltar las alarmas.

Morales se ha descrito como “nacionalista cristiano” y en momentos su discurso gira hacia la extrema derecha. Niega que se perpetrara genocidio contra la población indígena durante el conflicto armado y defiende la restitución de la pena de muerte.

“Lo que destaca de Jimmy Morales es la contradicción de ser alguien anti-sistema en su discurso pero perteneciente a un partido muy conservador”, manifestó a Noticias Aliadas el analista político Javier Brolo.

Sectores críticos también han advertido que el FCN carece de una serie de propuestas políticas coherentes y que el sector privado parece demasiado ansioso por llenar ese vacío, creando una alianza militar-empresarial que es sorprendentemente similar al PP de Pérez Molina.

Para Sandino Asturias, director del Centro de Estudios de Guatemala (CEG), “al tener un cascarón vacío con el éxito electoral que tuvo, el sector privado tratará de llenarlo. Están reconfigurando una alianza similar a la que se hizo con Pérez Molina”. —
Noticias Aliadas.


Compartir

En masivas movilizaciones guatemaltecos exigieron renuncia de Pérez Molina. (Foto: Louisa Reynolds)
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org