Sᢡdo, 19 de Octubre, 2019
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
EL SALVADOR
Estado reconoce derechos de pueblos indígenas
Tomás Andréu
26/06/2014
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Congreso aprueba enmienda constitucional que protege a pueblos originarios.

El 12 de junio del 2014 se convirtió en parteaguas de la historia de El Salvador: la comunidad indígena de este país centroamericano logró que la Asamblea Legislativa aprobara una enmienda al artículo 63 de la Constitución de la República, con la cual sus derechos quedan plasmados en la Carta Magna y obliga al Estado a crear políticas públicas para su desarrollo y resguardo.

Los 56 votos que se necesitaban fueron otorgados por las distintas fracciones legislativas, a excepción de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), la cual los negó y sus miembros —a la hora de la votación— se levantaron de sus curules.

En el artículo 63 de la Constitución se leerá el siguiente inciso: “El Salvador reconoce a los pueblos indígenas y adoptará políticas a fin de mantener y desarrollar su identidad étnica y cultural, cosmovisión, valores y espiritualidad”. La versión anterior sólo decía que “la riqueza artística, histórica y arqueológica del país forma parte del tesoro cultural salvadoreño, el cual queda bajo la salvaguarda del Estado y sujeto a leyes especiales para su conservación”.

Los integrantes de los pueblos originarios de El Salvador buscaron desde principios de la década del 2000 que su sistema cultural fuese visibilizado, protegido y difundido. Fue en abril del 2006 cuando el Congreso conoció —a través del Consejo Coordinador Nacional Indígena Salvadoreño (CCNIS)— la petición para el reconocimiento de los pueblos indígenas. El expediente pasó a la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales.

Aunque la propuesta inicial hablaba de modificar varios artículos de la Carta Magna, en mayo del 2008 se presentó otra redacción que sólo hablaba del artículo 63. Finalmente, fue en el 2012 que la mencionada comisión emitió un dictamen favorable y la actual legislatura ratificó el proceso.

“Son 10 años de lucha [presionando al Congreso] que hemos tenido para el reconocimiento de nuestros derechos constitucionales”, declaró a Noticias Aliadas el miembro del CCNIS y originario del pueblo lenca, Jesús Amadeo Martínez.

Supuesto separatismo indígena
ARENA no dio sus votos porque encontró un término que con el paso del tiempo podría crear un movimiento separatista en El Salvador. Los diputados de derecha creen que usar la palabra “pueblo” es un riesgo, por eso solicitaron cambiarla por “pobladores”.

“Vimos un riesgo en querer poner en nuestra Constitución el término ‘pueblo’, cuando este es usado [sólo] internacionalmente. Ese rango, el día de mañana, podría definir [a la comunidad indígena como] independientes del resto del pueblo salvadoreño. Nosotros hubiésemos preferido usar ‘pobladores indígenas’ porque todos somos iguales ante la ley”, justificó a Noticias Aliadas la diputada Milena Calderón de Escalón.

El asesor técnico de la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales, Jorge Estrada, afirmó a Noticias Aliadas que este paso histórico permite que el Estado pueda, a través de leyes secundarias, “desarrollar el principio constitucional” que ratificó el Congreso.

Para muchos, constituye una provocación el que ARENA tenga la tradición de iniciar sus campañas presidenciales en Izalco, municipio del departamento occidental de Sonsonate, donde se registró la revuelta indígena del 22 de enero de 1932, que fuera reprimida por el dictador Maximiliano Hernández Martínez (1932-44) y en la que fueron asesinados entre 10,000 y 30,000 indígenas.

Calderón de Escalón considera que “son afirmaciones injustas” acusar a ARENA de provocación. “Nuestro mitin se abre con la bendición de los grandes hombres de Izalco. Jamás hemos tenido discriminación con una persona que sea indígena”, sostiene.

El nuevo presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén —excomandante guerrillero del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN)—, quien asumió el cargo el 1 de junio, felicitó a los diputados por aprobar la enmienda al artículo 63 de la Constitución. El Estado salvadoreño tiene pendiente ratificar el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), algo que no hizo el expresidente Mauricio Funes (2010-2014), quien llegó al gobierno también de la mano del FMLN.

“Tenemos que asumir nuestras raíces históricas y nuestra identidad como factor decisivo para dirigirnos hacia una sociedad mejor, revalorizando el potencial de nuestros pueblos originarios y de nuestra herencia cultural”, escribió Sánchez Cerén en su cuenta de Facebook.

El CCNIS también ha trabajado un documento con la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) para ser firmado por el gobierno y se dé luz verde a la ratificación del convenio 169 de la OIT.

“La plataforma de gobierno del expresidente Funes llevaba esta intención [de ratificación]. Uno cuando ha estado en el Congreso ve las presiones. Y hay que decirlo con claridad: esto no es prioridad. Hemos hablado con personas del gabinete de actual gobierno. Dijeron que iban a retomar el tema, porque es una deuda histórica”, explica Martínez.

Exclusión e inequidad
De acuerdo con la no gubernamental Iniciativa Social para la Democracia (ISD), existe “vulnerabilidad política de los pueblos originarios que les inhibe el ejercicio de los derechos democráticos para incidir en la satisfacción de sus derechos humanos y de pueblos indígenas”. También menciona que existe una “débil capacidad de incidencia en la formulación, aprobación e implementación de políticas públicas” y hay “escasez de espacios municipales que promueven y respaldan derechos de los pueblos originarios”.

El análisis de la ISD es tajante al señalar que “en la sociedad salvadoreña prevalece una cultura política autoritaria caracterizada por la exclusión y la inequidad, generando altos niveles de vulnerabilidad y pobreza”.

Lo anterior es reforzado por la afirmación que Martínez hace a Noticias Aliadas: “La negativa del partido ARENA fue más política que legal. También es una cuestión histórica. Ellos tienen temor. No son los legisladores, son los dueños del partido ARENA [los poderes económicos de El Salvador]. Cuando hablamos de resarcir todos los daños, estamos hablando de las tierras. Es ahí el meollo. Ese es el problema y temor que ellos tienen. Pero nosotros no pretendemos eso. Claro que queremos tener acceso a la tierra, pero eso ya sería un diálogo con el Estado”.

Hay iniciativas en El Salvador para impulsar la enseñanza del nahuat en los centros escolares. No hay datos fidedignos que digan cuántas personas hablan esta lengua. Algunos se atreven a decir que no pasa del centenar. Entre los grupos étnicos que habitan en este país centroamericano están los lencas, kakahuiras y los nahua-pipiles. Según datos del ISD la población indígena constituye entre 10% y 17% de los 6.3 millones de habitantes de este país centroamericano. 

Por su parte, la Oficina Regional para América Central del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) hizo pública su satisfacción sobre la enmienda al artículo 63 de la Constitución salvadoreña.

“El Estado salvadoreño ha dado un paso significativo, a través del cual, los pueblos indígenas pueden recuperar sus culturas e identidades. El gobierno junto con los pueblos indígenas deben trabajar en estrecha colaboración para garantizar que se cumplan los compromisos internacionales para que los pueblos indígenas puedan disfrutar plenamente de sus derechos”.
—Noticias Aliadas.


Compartir

Betty Pérez, coordinadora del Consejo Coordinador Nacional Indígena Salvadoreño (CCNIS), celebra en el Congreso que derechos indígenas sean reconocidos. (Foto: CCNIS)
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org