Mié²£oles, 19 de Septiembre, 2018
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
PERÚ
“Martín Vizcarra difícilmente gobernará con autonomía”
Cecilia Remón
11/04/2018
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Pedro Pablo Kuczynski renunció acusando a mayoría fujimorista en el Congreso de constante obstaculización.

La presidencia de Pedro Pablo Kuczynski sólo llegó a los 20 meses. Fue uno de los gobiernos más cortos de la historia reciente del Perú. Kuczynski, conocido como PPK, juramentó al cargo el 28 de julio del 2016 luego de ganar las elecciones por un estrecho margen a Keiko Fujimori, de Fuerza Popular.

“Su gobierno se caracterizó por su debilidad, ya que no tenía un partido que lo respaldara, y por sus vínculos empresariales”, dijo el analista Fernando Tuesta en reunión con la prensa extranjera. “Gobernó con un entorno adverso, pero hizo todo lo posible para que su situación empeorara”.

Keiko Fujimori había ganado la primera vuelta con 39% de los votos, logrando colocar en el Congreso 73 legisladores de 130. Kuczynski se vio acorralado  por una aplastante mayoría fujimorista cuyo único objetivo era vengarse de quien supuestamente le había arrebatado la presidencia a su lideresa natural, Keiko Fujimori. La bancada fujimorista censuró a dos ministros y en setiembre del año pasado negó la confianza al presidente del Consejo de Ministros, Fernando Zavala, obligando a renunciar a todo el gabinete.

El 21 de diciembre, Kuczynski se salvó de un primer pedido de vacancia “por incapacidad moral” gracias a los votos de un sector disidente de Fuerza Popular, encabezado por Kenji Fujimori hijo menor y favorito del exdictador Alberto Fujimori (1990-2000). Kuczynski era acusado de haber recibido pagos de la constructora brasileña Odebrecht cuando era ministro del gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006) a cambio de la aprobación de megaproyectos en el Perú, algo que el mandatario negó.

En agradecimiento a Kenji Fujimori y sus legisladores disidentes, la víspera de Navidad Kuczynski otorgó el indulto humanitario a Alberto Fujimori, condenado en el 2009 a 25 años de cárcel por crímenes de lesa humanidad y corrupción. El indulto fue producto de un pacto político con Kenji Fujimori, con lo cual el descrédito y la debilidad del presidente se agravaron. Su aprobación, que ya venía en picada, llegó en diciembre a 15%, según una encuesta de la consultora GfK, mientras que 55% estaba a favor de la salida de Kuczynski de la presidencia.

Segunda moción de vacancia
Una nueva moción multipartidaria de vacancia fue aprobada el 15 de marzo a raíz de la aparición de nuevas pruebas de los vínculos de Kuczynski con Odebrecht. El debate legislativo estaba previsto para el 23 de marzo.

En reunión con la prensa extranjera el 19 de marzo, el congresista César Villanueva, del partido Alianza Para el Progreso (APP), explicó que “hemos verificado paso a paso que el presidente no dice la verdad, no una vez ni dos ni tres, sino que la mentira es inherente a su conducta”.

Según el legislador Alberto Quintanilla, del izquierdista Movimiento Nuevo Perú, “se han respetado escrupulosamente los plazos constitucionales y la diferencia con la moción del 21 de diciembre es que en ese momento había el peligro del copamiento de Fuerza Popular al Ejecutivo y al Legislativo”. De acuerdo con la Constitución, tras la renuncia o vacancia del presidente, asume el titular de la primera vicepresidencia, y en caso de renuncia de este, el segundo vicepresidente. Si renuncian ambos, asume el presidente del Congreso y debe convocar de inmediato a elecciones generales.

En ese momento corrían fuertes rumores de que el primer vicepresidente Martín Vizcarra, y la segunda vicepresidenta Mercedes Aráoz, renunciarían a sus cargos en solidaridad con Kuczynski, lo que significaba que el presidente del Congreso, Luis Galarreta, de Fuerza Popular, asumiría la presidencia con lo cual el fujimorismo se hacía del control del Ejecutivo, algo que no había conseguido por las urnas.

Quintanilla agregó que si bien en el segundo pedido de vacancia había el mismo peligro de copamiento de los poderes del Estado por el fujimorismo, “en esta oportunidad había mayores indicios de que el presidente hizo negocios desde lo público a favor de lo privado”.

Para entonces no se tenían los 87 votos necesarios para asegurar la vacancia. Fuerza Popular preparó una celada a través del congresista fujimorista por Puno Moisés Mamani, quien se infiltró en el grupo disidente, simulando estar descontento por la forma como Keiko Fujimori manejaba Fuerza Popular. Mamani filmó a Kenji Fujimori, a dos congresistas disidentes y al ministro de Transportes y Comunicaciones Bruno Giuffra, ofreciéndole la aprobación de los proyectos de su región a cambio de su voto contra la vacancia.

Esta maniobra no sólo recordó los “vladivideos”, divulgados a fines del 2000, que mostraban a Vladimiro Montesinos, el siniestro asesor de Alberto Fujimori, comprando la lealtad de legisladores y medios de comunicación, y que desencadenaron la caída del régimen, sino que puso en evidencia la lucha encarnizada por el poder entre los hermanos Fujimori.

Gobierno huérfano
Kuczynski presentó su renuncia a la presidencia el 21 de marzo, un día antes que el Congreso debatiera la vacancia. En una carta enviada al presidente del Congreso, Kuczynski responsabilizó a la mayoría legislativa de “la constante obstaculización y ataques desde el primer día de mi gobierno”.

“Esta confrontación política ha creado un clima de ingobernabilidad que le hace un enorme daño al país y no nos permite avanzar. Se han presentado muchas interpelaciones, censuras de ministros y de un gabinete entero, y un proceso de vacancia en contra de mi persona con el pretexto de que yo había supuestamente mentido sobre mi vida profesional”, afirmó Kuczynski.

El 23 de marzo Vizcarra, quien se desempeñaba como embajador del Perú en Canadá, juramentó a la presidencia para completar el mandato constitucional hasta el 2021.

Para Tuesta, el de Vizcarra “será otro gobierno, pero difícilmente gobernará con autonomía. Los políticos no hacen acuerdos por el bien del país, sino por sus propios intereses. Hacer de la política algo higiénico es cada vez más complicado”.

Vizcarra, exgobernador del sureño departamento de Moquegua entre el 2011 y 2014, no tiene un partido político en el que pueda apoyarse, ni equipo, ni seguidores. Si bien fue elegido como parte de la fórmula presidencial del partido Peruanos Por el Kambio (PPK), creado por Kuczynski y que toma las siglas de su nombre, sólo cuenta con 15 legisladores.

“A partir de los 90 las planchas electorales se dan para ganar una elección, no para gobernar. Kuczynski confeccionó su plancha con un provinciano [Vizcarra] y una mujer [Aráoz]”, aseveró Tuesta.

El nuevo gabinete, encabezado por el congresista Villanueva como presidente del Consejo de Ministros, juramentó el 2 de abril. Una primera observación es que se han incluido ortodoxos en carteras económicas y progresistas en carteras sociales, algo que se vio en el gobierno de Ollanta Humala (2011-2016).

“Los partidos en el Congreso pueden ser complacientes al inicio”, dijo Tuesta. “Pero después llegarán las demandas. En el siglo XX ningún presidente ha sobrevivido a una mayoría absoluta”. —Noticias Aliadas.


Compartir

Presidente Martín Vizcarra y presidente del Consejo de Ministros César Villanueva tras juramentación de nuevo gabinete. /Presidencia de la República
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 460 5517
Dirección: Comandante Gustavo Jiménez 480, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org

Mensajería interna: https://mail.noticiasaliadas.org
Este sitio web se actualiza cada semana.