Martes, 11 de Agosto 2020
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
AMÉRICA LATINA
TPP debe ser debatido públicamente
Noticias Aliadas
18/10/2016
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) pone en riesgo derechos territoriales y a la consulta previa de pueblos indígenas.

El Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, o Trans Pacific Partnership (TPP), es un tratado de libre comercio multilateral en el que participan  Chile, México y Perú junto con Australia, Brunei Canadá, EEUU, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur y Vietnam, que fue negociado en secreto desde el 2010. En febrero del 2015 fue firmado por los gobiernos de los países negociadores y actualmente se está a la espera que los Congresos de cada país lo aprueben.

Las negociaciones para el TPP —que reúne al 40% de la economía mundial y es considerado el tratado económico más ambicioso del planeta— comprenden 23 áreas que incluyen agricultura, aduanas, bienes industriales, reglas de origen, textiles, servicios, servicios financieros, movilidad de personas de negocios, inversión, telecomunicaciones, competencia/empresas comerciales del Estado, comercio y medio ambiente, compras de gobierno, derechos de propiedad intelectual, comercio y trabajo, medidas sanitarias y fitosanitarias, obstáculos técnicos al comercio, remedios comerciales, y temas legales/institucionales.

Los tres países latinoamericanos que participan en el TPP cuentan con una serie de acuerdos comerciales vigentes al que se sumaría el TPP. Aunque los gobiernos aseguran que el tratado traería grandes ventajas comerciales para los países firmantes, lo cierto es que incluye mecanismos de protección de la propiedad intelectual, patentes y derechos de uso, así como garantías a las inversiones extranjeras, temas que van más allá de los tratados de libre comercio vigentes.

El capítulo sobre Derecho de Propiedad Intelectual es uno de los más sensibles porque amplía el periodo de protección de patentes, limita el acceso a contenido libre en internet, e impone obstáculos a la libre difusión del conocimiento.

El TPP “busca recortar aún más las posibilidades de producción y comercialización de medicamentos genéricos, que son sustancialmente más baratos que los de marca, lo que refuerza el dominio de mercado de la grandes multinacionales farmacéuticas, cuyas prácticas comerciales están a menudo reñidas con los más básicos principios de la solidaridad y la ética, situación que se traduce en un atentado contra la salud y la vida de millones de personas que, o no pueden acceder a medicamentos adecuados, o para acceder a ellos se ven obligadas a asumir los elevados precios que se cargan por medicamentos de marca, los cuales no se justifican cuando se considera el real costo de desarrollo y producción de tales medicamentos”, alertó el economista Armando Mendoza en la revista peruana Ideele.

Impactos negativos
El libro El TPP y los derechos de los pueblos indígenas en América Latina, de los autores José Aylwin Oyarzún, Emanuel Gómez Martínez y Luis Vittor Arzapalo, publicado en junio del 2016 por el Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA), llamó la atención sobre las implicaciones que acuerdos comerciales como el TPP tienen sobre los pueblos indígenas.

El texto hace referencia al informe 2015 de la relatora especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, Victoria Tauli-Corpuz, en el que señala que “las cláusulas de inversión de los acuerdos de libre comercio y de los tratados bilaterales y multilaterales de inversión, tal y como se conciben y se aplican actualmente, afectan negativamente, de forma real y potencial, a los derechos de los pueblos indígenas, en particular a sus derechos a la libre determinación, a sus tierras, territorios y recursos, a la participación y al consentimiento libre, previo e informado”.

Asimismo, Tauli-Corpus señala que “habida cuenta de los numerosos proyectos mineros y petroleros, inversiones agroindustriales, zonas económicas especiales, proyectos turísticos y proyectos de infraestructura que están teniendo lugar en casi todos los continentes, a menudo en tierras indígenas, delimitadas o no, es probable que los conflictos entre los derechos sobre la tierra y los acuerdos de inversión y de libre comercio sean cada vez más frecuentes. Los pueblos indígenas son vulnerables a sufrir de forma desproporcionada esos conflictos, no solo por la frecuencia con que sus tierras se utilizan para los proyectos de inversión correspondientes, sino también de resultas de la pérdida adicional de los beneficios culturales, no económicos, que los pueblos indígenas suelen obtener de la tierra”.

La relatora concluye que “los acuerdos internacionales de inversión y libre comercio pueden contribuir considerablemente a la violación de los derechos de los pueblos indígenas”.

Los gobiernos de Chile, México y Perú han justificado la firma del TPP y promovido su ratificación por sus órganos legislativos señalando los beneficios que tendrá para sus economías.

Justamente, el 12 de octubre, fecha que conmemora la llegada de Cristóbal Colón a América, fue convocada por el colectivo Peruanos contra el TPP una marcha en Lima, Perú, para exigirle al gobierno peruano que retroceda en sus intenciones de aprobar el TPP.

Ante la pretensión del Congreso peruano de aprobar el acuerdo de manera rápida y sin debate, legisladores del izquierdista Frente Amplio (FA) demandaron en conferencia de prensa que el TPP sea debatido públicamente por ser de amplio interés ciudadano. De hecho, los Parlamentos no pueden modificar el texto y sólo se deben limitar a su aprobación o rechazo.

La congresista quechua Tania Pariona, del FA, reclamó que el TPP “debe ser consultado con los pueblos indígenas porque su contenido lesiona los conocimientos colectivos y no existen salvaguardas que protejan los derechos específicos de los pueblos originarios”. —Noticias Aliadas.


Compartir
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org