Martes, 11 de Agosto 2020
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
BRASIL
PT, el gran derrotado en elecciones municipales
Noticias Aliadas
10/10/2016
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Partido de los Trabajadores pierde apoyo de su base social, mientras expresidente Lula denuncia “cacería judicial” en su contra.

“La derrota electoral del 2 de octubre era una catástrofe anunciada”, admitió Valter Pomar, exsecretario de relaciones internacionales del Partido de los Trabajadores (PT), en su blog tras los comicios municipales en los que el PT sufrió una dura derrota al perder cuatro de las cinco capitales estaduales que controlaba, incluyendo la ciudad de São Paulo.

Según resultados preliminares, el PT obtuvo 263 alcaldías, una caída abismal desde las 627 que ganó en el 2012. Más de 144 millones de votantes eligieron las autoridades de los 5,568 municipios del país.

“A nivel nacional, las candidaturas mayoritarias del PT recibieron cerca de 6.8 millones de votos. En el 2012 habíamos recibido 17.2 millones de votos. Las encuestas ya indicaban lo que estaba por venir. Nadie puede alegar sorpresa”, indicó Pomar.

La derrota del PT se produce semanas después de la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, el 31 de agosto, acusada de haber cometidos delitos de responsabilidad fiscal, al haber autorizado créditos suplementarios que representaron un incrementos de gastos del gobierno y el atraso en el envío por parte del Ejecutivo de fondos a los bancos públicos para el pago de beneficios sociales y jubilaciones.

Según analistas citados por la prensa, la ciudadanía “pasó la factura” al PT, que gobernó desde el 2002, y que se encuentra inmerso en uno de los mayores escándalos de corrupción de la historia reciente.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2002-2010) reconoció que el PT ha ido golpeado por las investigaciones del caso Lava Jato, que involucra a empresas constructoras como Odebrecht, Quiroz Galvão y OAS, que cobraban sobreprecios a las obras que contrataban con la petrolera estatal Petrobras. El dinero era distribuido entre políticos y partidos, incluyendo el PT.

Pero no sólo el PT fue derrotado. El Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) del presidente Michel Temer, antiguo aliado del PT, perdió la alcaldía de la emblemática ciudad de Rio de Janeiro. El candidato del PMDB, Pedro Paulo, sólo recibió 16% de los votos.

Una segunda vuelta se llevará a cabo el 30 de octubre en ciudades con más de 200,000 electores en las que los candidatos no obtuvieron más del 50% de los votos, incluyendo Rio de Janeiro.

Persecución política
La representación femenina también experimentó un ligero retroceso en estos comicios. En esta oportunidad fueron elegidas 637 mujeres, frente a 656 en el 2012.

Para algunos observadores, este resultado está en concordancia con la baja representación femenina en diversas instancias de poder, calculada en un 10%. Por ejemplo, el Senado sólo tiene 11 legisladoras de un total de 81, a lo que se suma que en el gabinete de Temer no hay ninguna mujer.

Para Pomar, la principal causa de la derrota del PT “es la misma que hizo posible el juicio político [contra Rousseff]: perdemos apoyo de la clase trabajadora. Una parte menor de quienes nos apoyaban nos siguen apoyando. Otra parte menor votó por otros candidatos de izquierda que no son del PT, una gran parte votó por candidaturas de centro y de derecha, y una parte, también grande, reforzó las filas del voto blanco, nulo o la abstención”.

“¿Qué ocurrió entre el 2012 y el 2016 que causó esos cambios en el comportamiento del voto popular? La respuesta es que en ese intervalo, la izquierda brasileña, particularmente el PT, cometió errores que le hizo perder partes importantes del pueblo y que facilitaron los ataques de la derecha”, precisó.

El PT tiene por delante el difícil desafío de recuperar la influencia que perdió en la clase trabajadora y en los sectores populares.

“La búsqueda de ser líder de la ‘centroizquierda’ llevó al PT a sucesivas rondas de moderación programática y a sucesivas adaptaciones del camino de hacer política”, sostiene Pomar, y ahora debe recuperar “su posición de líder del campo de la izquierda”.

Otro de los aspectos que el PT deberá enfrentar son las acusaciones de corrupción que involucran a varios de sus dirigentes, incluido el expresidente Lula, uno de los políticos más influyentes del país y cuyo nombre se vocea como posible candidato del PT para las elecciones del 2018.

El 21 de setiembre, el juez federal Sergio Moro, a cargo del caso Lava Jato en Curitiba, capital del sureño estado de Paraná, admitió la denuncia sin pruebas de la Fiscalía contra Lula por corrupción y lavado de dinero por supuestamente haber recibido favores de la constructora OAS a cambio de contratos con Petrobras. Moro aceptó que si bien no hay pruebas de la acusación, “en esta fase preliminar no se exige que la demostración de la responsabilidad criminal sea concluyente, sino que exista causa justa”.

Lula, quien se considera “víctima de una cacería judicial”, ha llevado su caso ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas por “persecución jurídica” y “abuso de poder” por parte de Moro. El objetivo sería evitar su candidatura presidencial en el 2018. —Noticias Aliadas.


Compartir
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org