Mié²£oles, 17 de Julio, 2019
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
COLOMBIA
Elección de Santos fue un plebiscito por la paz
Susan Abad
26/06/2014
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Presidente reelecto tendrá una fuerte oposición en el Congreso para implementar y reglamentar los acuerdos con las FARC.

Concepción Acero celebró alborozada el triunfo electoral en las afueras de la sede de campaña de Juan Manuel Santos, en Bogotá. Para ella, la reelección del presidente por 50.1% de los votos en la segunda vuelta realizada el 15 de junio, significaba que “ganó la paz” y que “dejarán de morir tantos jóvenes colombianos inútilmente”.

Según la analista política Carolina López, la percepción de Acero y de los poco más de 7.8 millones de colombianos y colombianas que votaron por Santos obedece a que “la decisión del presidente de convertir los diálogos de paz —que desde noviembre del 2012 sostiene con las FARC [Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia] en La Habana— en su principal bandera de reelección, le dio resultado”.

La esperanza de poner fin a un conflicto que ya cumple 50 años y que ha causado más de 220,000 muertos y 5 millones de desplazados, fue “tan determinante que personas que son antagónicas al presidente se unieron a la campaña porque querían darle continuidad al proceso con las FARC”, explica a Noticias Aliadas el senador Óscar Lizcano, miembro de la Comisión de Paz del Senado.

Santos compitió en la segunda ronda con el ultraderechista Óscar Iván Zuluaga, candidato del movimiento Centro Democrático, partido del expresidente y hoy senador electo Álvaro Uribe (2002-2010). Zuluaga ganó la primera vuelta realizada el 25 de mayo con 29.2% de los votos válidos, desplazando al presidente Santos al segundo lugar al obtener 25.7%.

“Pudo sembrar en el imaginario de muchos colombianos que Zuluaga tiraría por la borda lo avanzado y que de acuerdo con la posición de su mentor, el expresidente Álvaro Uribe, el país volvería a la guerra”, explica López a Noticias Aliadas.

Última oportunidad para las FARC
Luego de que en los últimos meses Zuluaga cambiara su posición, de férreo opositor a los diálogos a “negociar con condiciones”, varias personalidades políticas como el exalcalde de Bogotá Antanas Mockus, y lideres de izquierda encabezados por la presidenta del Polo Democrático Alternativo (PDA), Clara López, manifestaron su decisión de votar por Santos para bloquear la llegada al poder de las ideas de Uribe en la persona de Zuluaga.

Al reconocer el triunfo de Santos, Zuluaga reclamó tener en cuenta la opinión de los más de seis millones de colombianos que votaron por el modelo de paz que proponía él: “Aquí hay una opinión ciudadana que reclama una paz negociada”. Zuluaga prometía continuar con los diálogos siempre y cuando las FARC se comprometieran a un cese unilateral de fuego, dejar de reclutar niños  y a aceptar que los jefes guerrilleros acusados de delitos graves paguen un mínimo de seis años de cárcel.

“La revelación del presidente [unos días antes de las elecciones] de que desde enero viene realizando acercamientos con el Ejército de Liberación Nacional [ELN] también fue fundamental”, asegura López.

Con la palabra “paz” escrita en la palma de la mano, Santos reconoció en su discurso de celebración que “el mandato que expresaron hoy los colombianos fue por la paz” pero que “el mensaje no es solo para el gobierno también es para las FARC y el ELN. Este es el fin y hay que llegar a él con celeridad y decisión”.

“Las FARC tienen que ser muy responsables con este voto de confianza que les dieron los colombianos. No pueden, como se dice coloquialmente en Colombia: ‘poner conejo’ [defraudar] a la voluntad de la población”, opina Lizcano. “Esta es la última oportunidad que se da a las FARC para dejar las armas y reintegrarse a la sociedad”.

Santos sostiene que la terminación del conflicto no sólo reducirá significativamente la violencia y el miedo, sino que generará beneficios económicos para el país.

“Sin conflicto el aumento del producto bruto interno en el 2013 no habría sido de 4.3% sino de 8.7% y el ingreso por habitante no sería de US$11,000 anual sino de US$16,700”, afirmó.

Pero una cosa es prometer y otra cumplir. Santos debe leer las cifras y considerar que tiene el respaldo del 25% de los colombianos, el rechazo de otro 25% y la indiferencia de la mitad del país. Para Felipe Botero, politólogo de la Universidad de los Andes, “el presidente ha quedado comprometido a presentar resultados concretos —y a corto plazo— en la obtención de la paz”. Y no le será fácil.

Además, como asegura López, “Santos tendrá un gobierno débil para enfrentar grandes desafíos. El primero de ellos es la aplicación de las políticas posteriores a un conflicto si alcanza el éxito en el proceso de paz”.

Congreso con mayoría opositora
Santos, que en el pasado período de gobierno gozó de una amplia mayoría en el Congreso, tendrá esta vez una fuerte oposición en este espacio que será el encargado de la aprobación y reglamentación de los acuerdos de La Habana y de otros que se pacten en el futuro próximo.

“La oposición que le hará el Centro Democrático en el poder será muy fuerte. El Centro Democrático tiene un número importante de congresistas, dentro de esos a Uribe mismo, y eso va a ser una dificultad en la refrendación de lo que se acuerde en La Habana”, explica Botero.

En conferencia con la prensa internacional al día siguiente de su triunfo, el presidente reelecto descartó que en su próximo período esté en riesgo la gobernabilidad y dijo a Noticias Aliadas que no ve “ninguna dificultad por mantener las mayorías en el Congreso para pasar las leyes necesarias”.

Reafirmó la necesidad de un “Acuerdo Nacional” que impulse la política de paz y llamó a todos los partidos y sectores sociales y políticos  —incluidos sus más acérrimos opositores: Uribe, Zuluaga y la candidata por el Partido Conservador, Martha Lucía Ramírez— a unirse en la búsqueda de la pacificación del país.

“Luego del resultado en las urnas pasamos la hoja de odio, rencor, venganzas y de acusaciones falsas”, aseguró el mandatario que asumirá su nuevo mandato de cuatro años el próximo 7 de agosto.

Santos también invitó a unirse a su gobierno al PDA y al partido Alianza Verde, quienes pese a que le dieron su apoyo para que ganara la segunda vuelta electoral han criticado ciertos aspectos del proceso con las FARC.
 
Además, como manifestó el senador Iván Cepeda a la Agencia Andes, “nosotros [la izquierda del país] le hemos dicho a Santos que este no es un cheque en blanco y que no vamos a renunciar a ser una oposición muy férrea a sus políticas, y sobre todo a exigir que cumpla el compromiso que ha hecho de que va a llevar a buen puerto el proceso de paz con las FARC y el ELN”.
—Noticias Aliadas.


Compartir

Esperanza de lograr la paz fue determinante en reelección de presidente Santos. (Foto: Prensa Santos Presidente)
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org