Martes, 22 de Octubre, 2019
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
PARAGUAY
Vía libre al maíz transgénico
15/08/2012
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Organizaciones sociales alertan sobre el riesgo de contaminación genética del maíz nacional y efectos sobre la salud humana.

Como “un atentado contra la cultura campesina y la soberanía alimentaria” fue calificada por organizaciones campesinas la aprobación el 6 de agosto por el Ministerio de Salud y Bienestar Social del consumo del maíz transgénico VT Triplo Pro, producido por la transnacional estadunidense Monsanto, en la alimentación humana al considerarlo inocuo para la salud de las personas.

“Ahora Monsanto va a poder legalizar sus semillas y expandirse”, dijo Tomás Zayas, dirigente de la Asociación de Agricultores de Alto Paraná (ASOGRAPA), en declaraciones recogidas por la organización no gubernamental Base Investigaciones Sociales (BaseIS).

Zayas agregó que el campesinado se encuentra preocupado por la posible contaminación genética del maíz nacional y los efectos que el consumo de esta variedad transgénica pueda tener sobre la salud humana.

BaseIS alertó que con el ingreso del maíz transgénico “toda la dieta, la economía, la genética y la cultura indígena y campesina ancestral podrían registrar modificaciones profundas, al ser desplazadas las especies nativas del cultivo y generar dependencia de semillas patentadas”.

Aunque los cultivos transgénicos están prohibidos por la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de 1993, en enero pasado el gobierno del derrocado presidente Fernando Lugo (2008-2012) autorizó a Monsanto el cultivo experimental de maíz transgénico. Sin embargo, el nuevo régimen encabezado por Fernando Franco ha acelerado la liberación de estas y otras semillas genéticamente modificadas.

A principios de julio, pocos días después del golpe parlamentario que destituyó al presidente Lugo el 22 de junio, el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (SENAVE), que regula el uso de agroquímicos en los cultivos, habilitó el cultivo de algodón transgénico.

En un comunicado, la Red de Organizaciones Ambientalistas del Paraguay (ROAM) señaló que las actuales autoridades del SENAVE promueven “un modelo agrícola que somete económicamente a los agricultores al hacerles dependientes de un paquete tecnológico compuesto por semillas patentadas y alto uso de insumos agrícolas, inclusive agroquímicos tóxicos. Además, no se tiene certeza de los posibles riesgos para la salud humana, la seguridad alimentaria y los daños a la biodiversidad”.

El maíz y el algodón transgénicos se suman a la soja genéticamente modificada que se cultiva en el país desde hace años. Según la Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas en América Latina (RAP-AL), el 80% de las casi 3 millones de hectáreas sembradas con soja en Paraguay son con variedades genéticamente modificadas.
—Noticias Aliadas.


Compartir
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org