Martes, 19 de Enero, 2021
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
PERÚ
Grandes expectativas con próximo gobierno
Cecilia Remón
09/06/2011
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Resultados electorales pusieron en evidencia demanda de crecimiento más inclusivo.

Ollanta Humala, candidato presidencial de la coalición Gana Perú, ganó una disputada segunda vuelta electoral el 5 de junio con 51.5% de los votos válidos. Su contendora, Keiko Fujimori, de Fuerza 2011, obtuvo 48.5%, según resultados oficiales.

Humala se impuso en 19 de las 24 regiones (o departamentos) del país, mientras que Fujimori sólo tuvo mayoría en Lima y los cuatro departamentos de la costa norte del país: Tumbes, Piura, Lambayeque y La Libertad. Días antes de la segunda vuelta ambos candidatos se encontraban empatados al punto que las encuestadoras consideraban que el resultado era “impredecible”.

Para diversos analistas, los resultados muestran una clara división entre las regiones que se han beneficiado con el modelo económico y el resto del país que no ha sentido el efecto del crecimiento experimentado en la última década. Según cifras del Banco Central de Reserva, el Perú creció en 5.7% anual en promedio desde el 2000.

Tras conocerse los resultados, miles de personas acudieron a la céntrica Plaza 2 de Mayo de Lima para celebrar el triunfo de Humala.

“No se puede hablar que el Perú avanza si hay tantos peruanos en la pobreza”, dijo Humala a sus seguidores. “Nosotros vamos a corregir eso haciendo que el crecimiento económico no sea el chorreo, sino políticas reales que resuelvan el problema de la educación, de la salud, de la infraestructura, a la vez que le cerraremos el paso a la corrupción”.

“Los resultados que ya se han dado nos hacen ver que hemos llegado con éxito al final de la campaña y hemos ganado las elecciones. Esto se pudo hacer gracias al trabajo de cada uno de ustedes: la gran transformación que hoy día llega a Palacio de Gobierno es producto del trabajo de millones de peruanos, hombres y mujeres que han luchado por defender la democracia y sus valores”, agregó.


País fragmentado
La campaña mediática desarrollada contra la candidatura de Humala, de quien se decía que era estatista y que no continuaría con la senda de crecimiento que ha experimentado el país, que tenía vínculos con el presidente venezolano Hugo Chávez y que cambiaría la Constitución para perpetuarse en el poder, logró impactar en ciertos sectores de la población, particularmente en Lima, donde Fujimori obtuvo 58% frente a 42% de Humala.

Sin embargo, los resultados en el resto del país han sido diametralmente opuestos, lo que demuestra, a decir de los analistas, que hay una profunda fragmentación entre la costa, por un lado, y la sierra y la selva, por otro, donde se encuentran los índices de pobreza más elevados.

El gobierno saliente del presidente Alan García asegura que la pobreza se ha reducido de 44.5% en el 2006, cuando inició su mandato, a 31.3% el año pasado. Sin embargo, un reciente estudio de la Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza (MCLCP), titulado “Índice de Bienestar en los Hogares”, revela que la pobreza afecta al 52.1% de los hogares peruanos. En las zonas urbanas, 39 de cada 100 hogares son pobres, mientras que en las zonas rurales esa cifra se eleva a 77 de cada 100. En Lima, 1.6% de sus 8 millones de habitantes vive en la extrema pobreza.

En esos hogares, dice Federico Arnillas, presidente de la MCLCP, la pobreza “es más dura y estructural”.

Lo que ha quedado claro con los resultados electorales es que el crecimiento económico y social en el país no es homogéneo, y que el reto de Humala a partir del 28 de julio, cuando asuma la presidencia, es cumplir con las expectativas de más de la mitad de los peruanos y peruanas que votaron por él y lograr la confianza de quienes no lo hicieron.

“En el pasado se pensó que el modelo económico iba a reducir la pobreza en el largo plazo y generar beneficios para todos”, dijo el analista político Aldo Panfichi al diario La República. “Sin embargo, los peruanos no están dispuestos a esperar 30 años y que sean sus nietos o bisnietos quienes reciban los beneficios del sistema. Quieren mejorar sus condiciones de vida ahora. Esa urgencia es lo que expresa el voto por Ollanta Humala”.
Pero no es eso lo que piensan la clase empresarial y financiera, sus operadores políticos y los medios de derecha.

Al día siguiente de la elección, la Bolsa de Valores de Lima cayó 12.5%, el peor desplome en la historia de esa institución, al tiempo que la prensa de derecha reclamaba a Humala que diera “señales claras de viabilidad económica” y le demandaba dar a conocer los nombres del futuro gabinete aun cuando todavía no se habían divulgado los resultados oficiales al 100%, ni menos Humala había sido declarado triunfador de la contienda por las autoridades electorales.

Terrorismo económico
Algunos expertos, como el economista Óscar Ugarteche, consideran que las fluctuaciones bursátiles y del tipo de cambio, que ya se venían dando las semanas anteriores a las elecciones, son “terrorismo económico”, lo cual es una advertencia sobre cómo va a actuar el sector financiero y empresarial ante el nuevo gobierno.

No obstante, la empresa estadunidense de servicios financieros JP Morgan recomendó a sus clientes que aprovechen “la caída de los precios de los activos peruanos (acciones, tipo de cambio y en particular la deuda soberana) porque puede representar una oportunidad de compra si se mantienen las políticas macroeconómicas que se han venido aplicando hasta ahora”.

Esta recomendación, así como la de otras consultoras financieras, llevó a una recuperación de la bolsa al día siguiente, lo que demostraría que efectivamente hay un intento de ciertos sectores para desestabilizar al próximo gobierno.

Ugarteche ha aconsejado imponer tributos a las inversiones en bolsa para ahuyentar los capitales especulativos y ayudar a ajustar el tipo de cambio.

Voceros de Gana Perú han anunciado que las primeras políticas sociales que se implementarán son Pensión 65, dirigida a beneficiar a 1.2 millones de adultos mayores de 65 años que no tienen acceso a una jubilación, y el aumento del salario mínimo de 600 soles a 750 soles (US$216 a $270).

“Lo primero que vamos a cumplir son las promesas fundamentales, es decir, la implementación de la Pensión 65 y el aumento del salario mínimo”, dijo José Oscátegui, jefe del equipo técnico de Gana Perú. “El proceso será paulatino, pero lo iniciaremos dentro de los primeros seis meses de gobierno”.
—Noticias Aliadas.


Compartir

Presidente electo Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia celebran triunfo en las urnas. (Foto: Gana Perú)
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org