Viernes, 18 de Octubre, 2019
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
PANAMÁ
Construcción de represa amenaza pueblo ngöbe
09/06/2011
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Inundación ya se inició con indígenas todavía viviendo en emplazamiento del proyecto.

Las tierras donde viven comunidades indígenas ngöbe en Panamá están a punto de ser inundadas por una gran represa aún antes que la población haya abandonado la zona. Integrantes de las comunidades y organizaciones de derechos humanos han condenado el avance de la construcción de la represa en el río Changuinola y demandan la protección de la población.

“Resulta simplemente inaceptable que las autoridades panameñas permitan que esta zona sea inundada mientras no pueden garantizar que todas las familias ngöbe se han retirado de ella en condiciones de seguridad”, dijo Sebastián Elgueta, investigador sobre América Central de Amnistía Internacional (AI), en un comunicado del 25 de mayo. “La gente sigue viviendo en zonas que quedarán inundadas, y sus vidas y su seguridad están en peligro”.

La construcción de la represa Changuinola 1, o Chan 75 como se le conoce, está a cargo de la subsidiaria panameña de la corporación energética estadunidense AES, que opera otras cuatro plantas energéticas en Panamá y tiene previsto levantar tres represas sobre el río Changuinola, cerca de la frontera con Costa Rica.

“Este es un proyecto ambientalmente desastroso que nunca debió haber sido construido”, dijo Peter Galvin, director de conservación del Centro para la Diversidad Biológica, organización ambientalista estadunidense, durante la reunión anual de accionistas de AES, realizada en abril. “Debido a los masivos impactos ambientales y sociales del proyecto Chan 75, AES tiene la obligación legal y moral de compensar a las familias y comunidades cuyas tierras están siendo inundadas por el proyecto”.

Pero esto no ha ocurrido.

Bernardino Morales, uno de los 100 residentes ngöbe que están siendo obligados a abandonar el lugar por la inundación, dijo que hasta las organizaciones internacionales más grandes, como las Naciones Unidas, y agencias gubernamentales como la Defensoría del Pueblo, han sido lentas a la hora de ayudar a las comunidades locales.

“Ahora, cuando el gigante está listo, es un hecho que ellos apenas están procediendo”, dijo Morales al diario La Estrella. “Se están inundando nuestros terrenos y sabemos que vienen muchos más conflictos, y la única recomendación de Naciones Unidas es enviar documentos a James Anaya, el relator especial [para la situación de los derechos y libertades fundamentales de los pueblos indígenas], para ver cómo procedemos. Y mientras tanto, ¿quién va a ayudarnos?”.

Por su parte, Elgueta agregó que “en toda la región, las poblaciones indígenas se han visto obligadas a abandonar sus tierras ancestrales, han perdido sus formas de vida y sus medios de subsistencia y se han sumido en la pobreza como consecuencia directa de grandes proyectos de infraestructura y disputas por la tierra”.

Diversos proyectos hidroeléctricos están amenazando a comunidades indígenas en Brasil, Costa Rica y Perú.
—Noticias Aliadas.


Compartir
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org