Lunes, 1 de Junio, 2020
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
BRASIL
Amazonia amenazada una vez más
02/06/2011
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Proyectos de infraestructura y agricultura toman protagonismo, mientras crece violencia contra defensores del bosque.

En los últimos dos meses, el gobierno de Brasil ha intensificado sus planes de convertirse en un líder industrial y agrícola, pero recientemente la lucha se ha vuelto sangrienta.

El 24 de mayo, José Cláudio Ribeiro da Silva, conocido conservacionista forestal, y su esposa, Maria do Espírito Santo da Silva, fueron acribillados en el estado amazónico de Rondônia, en el noroeste del país, cerca de la reserva natural de Praialta-Piranheira que ellos habían pasado años protegiendo en el estado amazónico norteño de Pará, al parecer a manos de sicarios, según fuentes policiales. El crimen se produjo el mismo día  que los legisladores brasileños aprobaron cambios a una ley forestal de los años 60 que relajarían las restricciones ambientales al desmonte de tierras, una medida que muchos críticos dicen acelerará la deforestación. El 27 de mayo, el ecologista Adelino Ramos fue asesinado también en Rondônia. Un día más tarde, Erenildo Silveira dos Santos, quien la policía dice fue testigo del asesinato de la pareja, fue victimado.

Los ecologistas están exigiendo al gobierno mayor protección para las decenas de activistas que están enfrentando amenazas de muerte. También han apelado a la administración de la presidenta Dilma Rousseff para acabar con la impunidad en estos casos. De los 1,580 asesinatos de activistas denunciados en los últimos 25 años, sólo ha habido 91 juicios y apenas 21 condenas.

En una declaración el 30 de mayo, la Comisión Pastoral de la Tierra, perteneciente a la Iglesia Católica, exigió “una acción fuerte y eficaz del gobierno, reconociendo y titulando los territorios de las poblaciones y comunidades amazónicas, estableciendo límites a la acción de las madereras y empresas del agronegocio en su voracidad sobre los bienes de la naturaleza”.

Pero la violencia parece haber hecho poco para disuadir al gobierno de su voluntad de acrecentar la industria a expensas de los delicados y ya amenazados ecosistemas del país, así como de las poblaciones más vulnerables, incluidas las comunidades indígenas aisladas.

El 1 de junio, el Instituto Brasileño del Medio Ambiente y los Recursos Naturales Renovables (IBAMA) autorizó la construcción de la represa de Belo Monte, un proyecto de US$16 millardos sobre el río Xingú que sería la tercera central hidroeléctrica más grande del mundo.

Ambientalistas y activistas de los derechos indígenas han lanzado una campaña mundial contra el proyecto para advertir sobre los irreparables daños sociales y ecológicos que causarían la represa y las inundaciones que ésta requiere.
—Noticias Aliadas.


Compartir
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org