Sᢡdo, 21 de Septiembre, 2019
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
GUATEMALA
Menchú postula a la presidencia
Louisa Reynolds
26/05/2011
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Premio Nobel confía en que esta vez Winaq, su partido, la llevará al triunfo.

Rigoberta Menchú, Nobel de la Paz 1992, abrazó a sus seguidores con una sonrisa radiante al abandonar el Tribunal Supremo Electoral el 13 de abril. Acababa de registrar a su partido, Winaq, como contendor en las elecciones guatemaltecas de setiembre.

Llevando un huipil blanco, tradicional blusa maya tejida a mano, bordada con el nombre del partido, Menchú se dirigió a unos 100 seguidores que habían viajado desde los municipios de San Juan Sacatepéquez, San Martín Jilotepeque, Chimaltenango y comunidades del departamento montañoso de Totonicapán, en una muestra de apoyo.

Modesto Baquiax, miembro del Comité Ejecutivo Nacional de Winaq, explica que Winaq significa “ser humano integral” y que el objetivo del partido es “transformar el Estado y la sociedad desde una perspectiva ética, incluyente, participativa y pluricultural”.

El partido tiene actualmente 19,974 miembros, y más del 44% son mujeres.

Cuando Menchú postuló a la presidencia en las elecciones del 2007, obteniendo poco más de 3% de los votos, Winaq existía como grupo político —cuyos miembros eran en su mayoría intelectuales mayas— pero no como partido formalmente constituido, lo cual la obligó a forjar una alianza con el partido centroizquierdista Encuentro por Guatemala.

“Hay cambios que vienen de Bolivia, de Ecuador, pero también del Norte, donde hay un hermano negro que dirige su país”, dijo Menchú a sus seguidores, refiriéndose al presidente de EEUU Barack Obama.

“Winaq comenzará a descolonizar las instituciones. Hoy no somos víctimas, sino protagonistas”, añadió.

El 7 de mayo, durante la primera asamblea general de Winaq, Menchú anunció que postularía otra vez a la presidencia, junto con el congresista de izquierda Aníbal García, y que Winaq se sumaría a la coalición Frente Amplio, que reúne una serie de partidos socialistas, como la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) y la Alternativa Nueva Nación (ANN), ambos remanentes de los grupos guerrilleros que se convirtieron en partidos después de los Acuerdos de Paz de 1996. Desde entonces, la transición a la democracia no ha sido fácil para ellos, y han tenido que luchar para sobrevivir después de lograr pobres resultados en cada elección. Menchú también está haciendo equipo con el Movimiento Nueva República, así como con una serie de sindicatos y organizaciones sociales.

La asamblea tuvo lugar en casa de Menchú, en el barrio de clase media Bosques de San Nicolás, en Mixco, en los suburbios de Ciudad de Guatemala.

En agudo contraste con las manifestaciones masivas organizadas por la oficialista Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), del presidente Álvaro Colom, y su principal competidor, el Partido Patriota (PP), de extrema derecha, en las que se gastan miles de quetzales en grandes recintos, espectáculos y bailarinas y modelos escasamente vestidas, la asamblea de Winaq tuvo un ambiente festivo pero fue un evento de bajo presupuesto que terminó con una conferencia de prensa celebrada en la cocina de Menchú.

Durante el evento, miembros del partido pasaron una vasija de barro por la casa pidiendo a los seguidores una donación voluntaria para financiar la organización. Baquiax explica que se pide a los miembros del partido una contribución mensual de tres quetzales (US$0.30), sólo si pueden cubrir el gasto.

Menchú dice que, a diferencia de los principales actores políticos del país, su partido no tiene grandes donantes y como tal no depende de fuentes de financiamiento dudosas y no está vinculado a intereses empresariales, criminales o de otra índole.

¿Es la victoria realmente posible?
Los principales candidatos del Frente Amplio para el Congreso son el abogado indígena Amílcar Pop, el congresista de la URNG Héctor Nuila, la congresista maya y ex viceministra de educación Otilia Lux y el ex combatiente guerrillero y líder de la ANN Pablo Monsanto.

Menchú confía en que con el apoyo de la coalición tendrá un mejor desempeño que en el 2007, cuando Encuentro por Guatemala quedó en sexto lugar con algo más del 3% de los votos y la Nobel de la Paz apenas obtuvo 268 votos de un total de 11,730 en su pueblo natal de Uspantán, en el departamento montañoso de Quiché.

“En aquel entonces no teníamos partido, éramos una organización [de la sociedad] civil y no podíamos proponer candidatos a alcalde”, dice.

Sin embargo, Rigoberto Quemé, intelectual maya kiché y ex alcalde de Quetzaltenango, cree que Winaq podría convertirse en un actor político importante, no ahora, sino en las elecciones del 2015. “Los demás partidos ya le llevan ventaja y si surge una tercera opción a la UNE y el PP, no será de las bases populares sino de la elite”, dijo.

Quemé sostiene que Winaq y el Frente Amplio tienen escasas posibilidades porque llegan tarde a la carrera política, pues la mayoría de los otros partidos comenzaron sus campañas mucho antes de que el tribunal electoral lanzara oficialmente la campaña, inundando el país con propaganda y haciendo caso omiso de la ley electoral.

Agrega que para que Winaq se convierta en un fuerte movimiento indígena como en Bolivia o Ecuador, tiene que “apartarse de la lógica tradicional de los partidos, donde siempre hay un dueño”.

El antropólogo maya poqomchí Kajkoj Máximo Ba Tiul es mucho más escéptico sobre Winaq. “Ha sido un espacio que se ha creado sin validarlo con las propuestas comunitarias, y carece de un planteamiento de hacia dónde quiere llevar el país”, dijo.

Durante la conferencia de prensa, tanto Menchú como el congresista García fueron reacios a responder a preguntas acerca de políticas específicas del Frente Amplio sobre cuestiones tales como el Convenio 169 sobre pueblos indígenas y tribales de la Organización Internacional del Trabajo, o proyectos mineros y de infraestructura a gran escala que han generado protestas de las comunidades indígenas, y dijeron que las políticas y propuestas de la coalición se harán públicas “en su momento”.

Algo que no augura nada bueno para el éxito de la coalición es el hecho de que días después de anunciarse la candidatura de Menchú, el Frente Nacional de Lucha (FNL), una agrupación de sindicatos y organizaciones de base, así como el Movimiento Tzuk Kim Pop, un movimiento social de Quetzaltenango, se retiraron del Frente Amplio.

“Nuestras bases recuerdan su papel [de Menchú] durante el gobierno de Berger y no olvidan”, explicó el dirigente del FNL Luis Lara. Óscar Berger (2004-2008), predecesor de derecha del presidente Colom, otorgó a Menchú el título simbólico de “Embajadora de buena voluntad de los Acuerdos de Paz,” algo que la izquierda política y muchas organizaciones de base consideraron una clara señal de que ella había sido cooptada por un gobierno neoliberal.
—Noticias Aliadas.


Compartir

Más del 44% de integrantes de Winaq son mujeres. (Foto: Louisa Reynolds)
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org