Martes, 22 de Octubre, 2019
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
ECUADOR
Petróleo se quedará bajo tierra
19/08/2010
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Se impuso iniciativa del gobierno ecuatoriano de no explotar petróleo en parque nacional a cambio de recursos de cooperación internacional.

Como “histórico” para Ecuador y para el mundo entero fue calificado el acuerdo entre el gobierno de Ecuador y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para establecer un fideicomiso que permitirá canalizar las contribuciones de la comunidad internacional para no explotar el petróleo en la reserva de biósfera de Yasuní, en la Amazonia ecuatoriana.

Rebeca Grynspan, administradora asociada del PNUD, destacó “lo innovador, audaz y vanguardista que es este aporte para la humanidad, de señalar un camino distinto para que el mundo pueda desarrollarse, mejorar el bienestar de sus ciudadanos, pero también ser consciente del cambio climático”.

De acuerdo con el convenio, firmado el 2 de agosto, Ecuador recibirá US$3.6 millardos de la cooperación internacional en los próximos 13 años, equivalentes al 50% de los fondos que obtendría el país si explotara los 850 millones de barriles de petróleo que se encuentran en el subsuelo de la reserva. Prevé la entrega de Certificados de Garantía Yasuní que permitirá a los contribuyentes reclamar sus recursos en caso de que Ecuador no cumpla con su compromiso.

Los fondos serán destinados a proyectos de desarrollo de energía renovable, conservación de áreas protegidas, reforestación, inversión social, ciencia y tecnología.

La llamada iniciativa Yasuní-ITT, que toma el nombre de los bloques Ishpingo, Tiputini y Tambococha, donde se encuentra el petróleo, fue lanzada a inicios del 2007 por el presidente Rafael Correa para proteger el parque nacional Yasuní, uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta, declarado Reserva Mundial de la Biósfera por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 1989. Abarca 982,000 Ha, con 2,000 especies de árboles y arbustos, unos 800 tipos de aves, anfibios y reptiles, y más de 160,000 de insectos, además de albergar a pueblos indígenas en aislamiento voluntario.

La firma para la creación del fideicomiso con el PNUD estaba prevista inicialmente para llevarse a cabo durante  la XV Conferencia Internacional sobre el Cambio Climático, realizada en diciembre pasado en Copenhague. Sin embargo, el presidente Correa dio marcha atrás al acuerdo aduciendo que se trataba de un “atentado a la soberanía nacional”, ya que sería la organización internacional la que administraría los fondos y no el propio gobierno, y anunció que a partir de mediados del 2010 se empezaría con la explotación del petróleo. La actitud presidencial provocó la renuncia del canciller Fender Falconí, uno de los artífices de la iniciativa Yasuní-ITT.

Tras meses de discusiones entre el gobierno ecuatoriano y el PNUD, finalmente logró plasmarse el fideicomiso en el que participarán representantes del Estado ecuatoriano, de la sociedad civil y de los contribuyentes.

Pero la biodiversidad del Yasuní no sólo está en peligro por el petróleo. En un artículo publicado por la Agencia Latinoamericana de Información (ALAI), el economista Alberto Acosta, ex ministro de Energía y Minas, invocó al gobierno a “frenar también las otras amenazas que se ciernen sobre el Yasuní, como son la deforestación o extracción ilegal de madera, la colonización sin control, el turismo ilegal y el eje multimodal [vial] Manta-Manaos en el marco de la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA)”.
—Noticias Aliadas.


Compartir
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org