Lunes, 1 de Junio, 2020
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
COSTA RICA
Comunidad indígena se levanta contra represa
07/07/2010
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Residentes entablarán acciones legales contra proyecto de represa más grande de América Central.

Grupos indígenas están decididos a acudir a los tribunales para evitar la construcción de una hidroeléctrica cerca del lugar donde viven. El proyecto costará cerca de US$2 millardos y generará energía para un millón de costarricenses.

El proyecto hidroeléctrico Diquís afectará a 1,100 personas, muchos de ellos indígenas del sur del país, e inundará 6,000 Ha, 800 de las cuales son parte del territorio ancestral de la comunidad indígena de Térraba.

La no gubernamental Asociación de Iniciativas Populares Ditsö (semilla, en lengua bri-bri), que trabaja con las comunidades indígenas, anunció que se encuentra preparando una denuncia contra el proyecto, argumentando que el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), el monopolio estatal de energía y telecomunicaciones, ya ha eliminado parte de la cobertura vegetal de la zona de protección.

“Todos estos hechos prácticamente despedazaron la quebrada; se dieron sin contarse con los debidos permisos, y sin consulta y sin consentimiento por parte de la comunidad indígena de Térraba, irrespetando la normativa nacional e internacional que obliga a consultar a estas comunidades ante cualquier iniciativa o proyecto que los afecta”, dijo la organización en referencia a la Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), del que Costa Rica es signataria.

Algunos miembros de la comunidad local no se oponen al proyecto, pero quieren saber qué va a hacer el ICE sobre el impacto ambiental, mientras que otros sostienen que sus tierras, ríos y lagos son sagrados y no deben ser tocados de ningún modo.

“Los indígenas vemos a la tierra como nuestra madre, que nos provee el alimento, el vestido, todo lo que necesita el ser humano. Sabemos que la parte no indígena no lo ve igual, pero nosotros sí”, declaró Elides Rivera, integrante de la comunidad indígena Térraba, al canal Teletica a principios de este año.

El ICE tiene un año para presentar al gobierno el estudio de impacto ambiental sobre el proyecto, junto con las medidas que planea tomar, tales como reforestación, para aliviar los efectos al medio ambiente. Parte de las tierras donde se construirá el proyecto son bosques primarios y secundarios.

A principios de julio, representantes de las comunidades indígenas bri-bri, cabecar, keköldí y ngobe-buglé denunciaron que 16 pequeñas hidroeléctricas construidas en sus territorios están degradando los ríos en el oriente del país.
—Noticias Aliadas.


Compartir
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org