Sᢡdo, 19 de Octubre, 2019
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
EL SALVADOR
La verdad se abre paso
10/12/2009
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Tras 20 años en la impunidad, documentos revelan que asesinato de jesuitas fue premeditado.

El 16 de noviembre de 1989, efectivos de una unidad de elite del Ejército salvadoreño, el batallón Atlacatl, ingresaron a la sede de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas en San Salvador, y acribillaron a seis sacerdotes jesuitas, su ama de llaves y la hija de ésta. Los perpetradores permanecieron protegidos por los gobiernos de turno pertenecientes a la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) y por la Ley de Amnistía de 1993.

Veinte años después, documentos desclasificados de la Agencia Central de Inteligencia de EEUU (CIA) revelan que el asesinato de los religiosos españoles Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes, Armando López, Juan Ramón Moreno, el salvadoreño Joaquín López, Julia Elba Ramos y su hija Celina, fue premeditado.

La experta estadunidense Terry Karl, de la Universidad de Stanford, entregó el 24 de noviembre al juez Eloy Velasco, de la Audiencia Nacional de España, que en enero pasado admitió una demanda entablada por la Asociación Pro Derechos Humanos de España y el Centro de Justicia y Responsabilidad contra 14 militares salvadoreños, 12,000 documentos desclasificados de la CIA que demuestran que el crimen fue planeado tres días antes de cometerse.

El material revela que la orden la habría dado el general René Emilio Ponce, ahora en retiro, “sin dejar testigos”. Ponce ha negado cualquier responsabilidad en la masacre.

En setiembre de 1991 fueron llevados a juicio 14 militares, pero sólo fueron condenados el coronel Guillermo Benavides y el teniente Yussy Mendoza, quienes quedaron en libertad dos años después al ser beneficiados por la Ley de Amnistía.

Los sacerdotes se oponían a la guerra, y eran ardientes defensores de los pobres de El Salvador. EEUU, que apoyó abiertamente brutales gobiernos de derecha en toda América Latina en los años 70 y 80, retiró su respaldo al gobierno de derecha de El Salvador luego de los asesinatos de 1989.

El presidente salvadoreño Mauricio Funes, del ex guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, quien hace unos meses fue elegido como el primer mandatario izquierdista del país, celebró una ceremonia especial para conmemorar el aniversario de los asesinatos, y otorgó a los sacerdotes el más alto honor del país: la Orden Nacional José Matías Delgado.
—Noticias Aliadas.


Compartir
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org