Jueves, 2 de Abril, 2020
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
AMÉRICA LATINA
Crecen luchas por soberanía alimentaria
Juan Nicastro
10/12/2009
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Pueblos demandan acceso a alimentos nutritivos y producidos en forma sostenible y ecológica.

Año a año aumentan las acciones globales para defender el derecho y la capacidad de los pueblos a producir sustentablemente alimentos de calidad, accesibles a todos y en armonía con sus culturas.

En 1996, el movimiento internacional Vía Campesina definió la soberanía alimentaria como “el derecho de los pueblos a alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles, producidos de forma sostenible y ecológica, y su derecho a decidir su propio sistema alimentario y productivo”.

Desde entonces fue constante el crecimiento global de movimientos sociales en acciones conjuntas, investigaciones, experiencias, redes locales y enlaces internacionales, coordinando en temas como la resistencia a los tratados de libre comercio, a los transgénicos; privatización de conocimientos, semillas, tierras y agua; devastación de suelos, zonas pesqueras y de pastoreo tradicional; migración forzada y criminalizada; trabas legales a los pequeños productores, y cambio climático, entre otros.

Un hito fue la realización en el 2007 en Mali, uno de los países más pobres del mundo, donde cuatro de cada cinco personas producen sus alimentos y los de sus animales, del Foro Mundial de Soberanía Alimentaria, donde delegados de 118 países y de diversos movimientos sociales —campesinos, trabajadores sin tierra, migrantes, mujeres, pastores, pescadores artesanales, consumidores, ecologistas, indígenas— se encontraron para trazar estrategias comunes y enfrentar una realidad mundial donde el 80% de las personas que sufren desnutrición son, paradójicamente, productores y productoras de alimentos.

Ejemplos de articulación
Según la profesora y activista argentina Miryam Gorban, grandes ejemplos de articulación son “a nivel mundial Vía Campesina, y en América [Latina] la Confederación Latinoamericana de Organizaciones Campesinas (CLOC). En mi país, donde hay mucho latifundio y en los últimos tiempos expulsión de pequeños agricultores a los centros urbanos, los movimientos coordinan más regionalmente”, como el Movimiento Campesino de Santiago del Estero (MOCASE).

Gorban mencionó vinculaciones entre organizaciones del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), una comisión específica en la Cancillería argentina y cátedras libres en universidades.

“El tema recién empieza a universalizarse, requiere de una mayor articulación con el movimiento obrero, con la sociedad civil, con organizaciones de consumidores, con las organizaciones profesionales y universitarias”, dijo.

Gorban destacó casos de pérdida de soberanía alimentaria “como Haití, y Venezuela, que al descubrir petróleo abandona su carácter agrícola ganadero y se hace dependiente, para alimentar a su pueblo, de la importación de alimentos, camino que se estaría revirtiendo gracias a que el gobierno invierte en planteles vacunos, producción de leche, huertas y demás. En Argentina, por la sojización, disminuyeron ganadería, tambos, producción de trigo, y la producción se orientó a la exportación, desabasteciendo el mercado interno”.

En setiembre, el Movimiento Campesino Indígena de Argentina reunió a “comunidades, organizaciones y movimientos rurales que trabajan por la soberanía alimentaria, la reforma agraria integral, enfrentan los agronegocios y rechazan la cooptación partidaria”. El movimiento enfatizó que “el campo es mucho más que señores que siembran soja y explotan a los trabajadores rurales. El campo son las familias que trabajan la tierra, producen alimentos sanos, crían animales y resisten en su territorios”.

Contra transgénicos
Un mes después, durante la cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), impulsada por Venezuela, en la que participan además Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Honduras, Nicaragua y San Vicente y las Granadinas, el presidente boliviano Evo Morales destacó que “no se puede garantizar la seguridad alimentaria con acuerdos con las trasnacionales que sólo buscan ganancias por encima de sus inversiones e inclusive fomentan productos transgénicos”.

Desde Uruguay, Anahit Aharonián, de la Comisión Multisectorial —coalición de organizaciones sociales constituida en el 2005 y que promueve una justicia social, económica y ambiental— rescata “un triunfo en una región cercana a Montevideo: productores alertaron sobre el avance de la soja transgénica, y el 3 de noviembre, por acción de un fiscal, se frenaron preventivamente las plantaciones hasta recabar pruebas sobre los peligros, atendiendo los principios precautorios y de prevención en medio ambiente. Nos da enorme alegría”.

La preparación de la cumbre paralela —iniciada el 10 de diciembre— a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se realizará del 7 al 18 de diciembre en Copenhague ha permitido seguir fortificando propuestas conjuntas.

Por ejemplo, contra el calentamiento global, organizaciones de la Vía Campesina afirman que la agricultura campesina sostenible y la producción local de alimentos ayudan a enfriar la tierra porque “permite el secuestro del carbono en el suelo y requiere de menos maquinaria empujada por combustibles fósiles e insumos químicos. Más aún, si comemos [productos producidos a nivel] local, se requiere de menos energía para mover la comida a lo largo y ancho del planeta (…) Una conversión masiva de monocultivos industriales hacia una agricultura a pequeña escala sostenible y el desarrollo de mercados locales permitiría una reducción masiva en los gases de efecto invernadero”.
—Noticias Aliadas.


Compartir
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org