Mié²£oles, 17 de Julio, 2019
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
EL SALVADOR
FMLN llega al poder por las urnas
Edgardo Ayala
20/03/2009
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Triunfo de Mauricio Funes marca un hito histórico.

El candidato del opositor Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Mauricio Funes, ganó las elecciones presidenciales del pasado 15 de marzo en El Salvador, un hecho que marca un hito histórico: es la primera vez que un gobierno de izquierda alcanza el poder en este país.

Desde 1980 hasta 1992, durante la guerra civil —que cobró unos 70,000 muertos—, el entonces guerrillero FMLN luchó con las armas por la toma del poder, algo que ahora ha logrado con los votos. El Frente había perdido las presidenciales tres veces consecutivas desde 1994.

Funes obtuvo 51.3% de los votos, mientras que su rival Rodrigo Ávila, de la gobernante Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), alcanzó un 48.7%, de un padrón electoral de 4.2 millones de votantes.

“Por primera vez llegan a la presidencia los candidatos postulados por un partido de izquierda”, dijo Funes en el discurso de proclamación de su triunfo. “Me convierto en el presidente de todos los salvadoreños y las salvadoreñas”.

La noche de la votación miles de simpatizantes, portando banderas rojas, se movilizaron hacia una plaza al oeste de la capital, donde se hicieron presentes Funes y dirigentes del partido para celebrar con sus simpatizantes.

Con el triunfo del FMLN, acaban dos décadas de gobiernos de ARENA, un partido que desde su llegada al poder en 1989 empezó un proceso de reformas económicas de corte neoliberal, siguiendo los postulados del llamado “Consenso de Washington” y las recetas económicas salidas del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Bajo ese lineamiento, se privatizaron las telecomunicaciones, los ahorros de los pensionistas y la distribución de la electricidad.

ARENA fue fundada en 1981 por el ultraderechista y también ya fallecido Roberto D´Aubuisson, mayor del Ejército, artífice de los escuadrones de la muerte que asesinaron a cientos de estudiantes, maestros, sindicalistas y simpatizantes de la izquierda. Entre sus víctimas se encuentra el arzobispo de San Salvador, Mons. Óscar Arnulfo Romero, asesinado en marzo de 1980.

Guerra psicológica
Pero Funes y el FMLN no la tuvieron fácil. Durante la campaña electoral, candidato y partido enfrentaron un virulento hostigamiento mediático por parte de la prensa conservadora, que hizo eco de la campaña impulsada por el oficialismo, en la que el “Socialismo del Siglo XXI” del presidente venezolano Hugo Chávez fue parte central en el ataque.

Los medios publicaron entrevistas con acaudalados empresarios que advertían del peligro si ganaba el FMLN, pues impondría un modelo socialista, decían, como Chávez en Venezuela. “Yo no entrego El Salvador [a Chávez]”, decía el eslogan del oficialismo.

Pero con los resultados finales, queda claro que la población puso más atención a la difícil situación económica y otros temas “reales” que a discursos ideológicos sobre izquierdas y derechas.

De hecho, esa realidad fue la que el equipo de campaña de Funes, dirigido por el brasileño João Santana —que encabezó la campaña que llevó al presidente de Brasil Luis Inácio Lula da Silva a ser reelegido en el 2007—, tomó como punta de lanza en el contraataque mediático.

Temas como costo de la vida y la elevada tasa de asesinatos —El Salvador es el país más violento de América Latina y el tercero en el mundo, con 67 homicidios por cada 100,000 habitantes sedún datos del gubernamental Consejo Nacional de Seguridad Pública (CNSP),— fueron retomados por los estrategas de Funes.

Los analistas habían advertido que problemas sociales como el desempleo, pobreza y marginación iban a pesar en contra de ARENA, que en 20 años de experimentos neoliberales no había podido superar. La pobreza alcanza el 37% de la población, y 11% son pobres en extremo, según cifras oficiales. El Programa de las Naciones para el Desarrollo (PNUD) señaló en un informe de julio del 2008 que sólo dos de cada 10 salvadoreños y salvadoreñas tienen un empleo decente. La tasa de desempleo es de 6.5%, pero el principal problema es el subempleo, que alcanza el 43%.

Moviendo las piezas
Un reacomodo dentro del FMLN permitió también alcanzar el triunfo. Desde su primer duelo presidencial con ARENA en 1994, el FMLN había llevado siempre a candidatos sacados de sus filas partidarias. Pese a que la derrota de ese año y la de 1999 exigían un cambio de rumbo para los comicios del 2004, el partido siguió en esa misma línea y ese año postuló al ex comandante (ahora fenecido) Schafik Handal como candidato. Perdió nuevamente.

Esas tres derrotas consecutivas llevaron al FMLN a cambiar de estrategia y encontró en Mauricio Funes, un reconocido periodista, ex corresponsal de la cadena CNN, su mejor pieza. Ahora se ve que esa movida ha dado los resultados esperados.

Tras los festejos, el FMLN y Funes deben ponerse a trabajar pronto: los analistas económicos han advertido que a mediados de este año el golpe de la crisis económica mundial se sentirá con más fuerza.

El Salvador es particularmente vulnerable a ese golpe, no sólo porque su principal socio económico es EEUU, sino porque allí viven más de 2.2 millones de salvadoreños, cuyas remesas han mantenido a flote la economía, pero que ya han comenzado a caer. Cifras oficiales revelan que en enero los envíos alcanzaron $252.4 millones, con una reducción del 8.4% en comparación con enero del 2008.
—Noticias Aliadas.


Compartir

“Me convierto en el presidente de todos los salvadoreños y las salvadoreñas”, dijo Mauricio Funes en el discurso de proclamación de su triunfo. (Foto: Luis Romero)
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org