Sᢡdo, 19 de Octubre, 2019
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
GUATEMALA
¿Presidenta Menchú?
Louisa Reynolds
30/05/2007
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Premio Nobel de la Paz enfrenta desafíos de amigos y enemigos.

La decisión de Rigoberta Menchú de postular a la presidencia de la República es considerada un hito en la historia política de Guatemala y ha ocasionado encendidos debates en ambos lados del espectro político. De ser elegida, se convertirá en la primera mujer y la primera persona indígena en detentar el cargo.

La activista ganó el Premio Nobel de la Paz en 1992 por su trabajo en defensa de los derechos indígenas. Menchú atrajo la atención pública a los abusos cometidos durante la guerra civil guatemalteca durante la cual sus padres fueron asesinados por el Ejército. Desde entonces ha conducido una campaña para que los ex gobernantes militares sean llevados a juicio por genocidio y crímenes contra la humanidad.

Menchú también ganó el primer caso por discriminación racial en Guatemala en el 2003 contra cinco militantes del partido de derecha Frente Republicano Guatemalteco (FRG), encabezado por el general del Ejército en retiro y ex dictador Efraín Ríos Montt (1982-83), el principal cerebro tras la política de tierra arrasada que destruyó más de 200 comunidades mayas a inicios de los años 80.

Los eferregistas, entre ellos un sobrino de Ríos Montt, fueron condenados a tres años de cárcel y a una multa de unos US$400 después que abusaron verbal y físicamente de Menchú por buscar el procesamiento judicial de los ex dictadores militares guatemaltecos.

Fórmula presidencial
La activista indígena representa ahora a una coalición compuesta por el partido indígena Winaq y el bisoño partido de centroizquierda Encuentro por Guatemala (EG). La congresista Nineth Montenegro, que encabeza EG, es la compañera de fórmula de Menchú.

Según el analista político José Carlos Sanabria, uno de los principales desafíos de Menchú será superar los prejuicios racistas y sexistas que están profundamente arraigados en la sociedad guatemalteca. El experimento, dice, permitirá a Guatemala evaluar hasta dónde ha hecho progresos para erradicar los prejuicios raciales desde la firma de los Acuerdos de Paz en 1996.

Vilma Sánchez, de la Asociación Política de Mujeres Mayas Moloj, liderada por Menchú, añadió que pese a constituir el 60% de la población, los indígenas tienen muy baja representación en la esfera política. “Hay 18 partidos políticos pero todos los secretarios generales son hombres y ladinos [no indígenas]”, dijo. “De las 158 curules en el Congreso, 12 son indígenas”.

El movimiento político de Menchú, Winaq, reúne a algunos de los más respetados intelectuales de Guatemala, muchos de los cuales han desempeñado cargos en anteriores gobiernos. Entre ellos figuran Otilia Lux, portavoz de Winaq y ex ministra de Cultura del presidente Alfonso Portillo (2000-2004); Amílcar Pop, experto en ley consuetudinaria y miembro de la Asociación de Abogados Mayas; Carmela Curup, ex defensora de la Niñez de la Procuraduría de Derechos Humanos, y Byron Morales, fundador de la Unión Sindical de Trabajadores de Guatemala.

Según los seguidores de Menchú, el movimiento ha ganado una considerable militancia en 12 de los 22 departamentos del país, aquellos en los que la población indígena supera el 70%, incluidos Alta Verapaz, Baja Verapaz, Chimaltenango, Quiché y Quetzaltenango. EG, por otro lado, tiene numerosos seguidores en 13 departamentos, incluyendo Guatemala, Quetzaltenango (ambos con gran población urbana) y Alta Verapaz.

Pero la decisión de Menchú de no asistir a la III Cumbre Indígena Continental realizada en marzo en el sitio maya sagrado de Iximche suscitó críticas de organizaciones campesinas que en la cumbre votaron unánimemente contra el apoyo a Winaq.

“En la cumbre decidimos no apoyar las intenciones políticas del movimiento que [Menchú] lidera ya que como pueblos indígenas no nos vemos representados en su movimiento”, dijo Rafael González, de la Coordinadora Nacional de Organización Campesina.

Campesinos divididos
En la cumbre pudo verse una clara división entre las organizaciones campesinas de Guatemala, que rechazan el libre comercio y exigen una reforma agraria de largo alcance, y Winaq, encabezado por intelectuales mayas de clase media que no necesariamente se oponen a las políticas de libre mercado del Consenso de Washington.

Como propietaria de la franquicia Farmacias Similares (una cadena mexicana de medicinas genéricas), Menchú no es extraña ya al mundo empresarial, y ve algunos beneficios en el Tratado de Libre Comercio de América Central (TLCAC). “No descalifico los avances [que se han hecho bajo el TLCAC]; pienso que cada vez que hay una oportunidad de generar nuevos empleos, que hay una oportunidad de tener un mercado accesible para la verdura, para los textiles y diferentes productos, es muy importante valorarlo y darle realce”, dijo Menchú durante una visita a Brasil en marzo del 2006.

El presidente boliviano Evo Morales, el primer indígena presidente de su país, ha declarado su apoyo a las ambiciones presidenciales de Menchú. Desde que fue elegido en el 2005, Morales se ha embarcado en un controvertido programa de nacionalización, que le ha ganado el apoyo de la izquierda pero ha activado alarmas en Washington.
Muchos representantes indígenas guatemaltecos, especialmente líderes campesinos, ven a Morales como una figura modelo y han debatido si la experiencia boliviana podría repetirse en Guatemala. Sin embargo, hasta el momento Menchú ha adoptado un discurso moderado y se ha apartado de los ataques al neoliberalismo.

Menchú también está en la mira de muchas organizaciones indígenas de base por aceptar un puesto en el gobierno derechista y proempresarial del presidente Óscar Berger como “embajadora de Buena Voluntad de los Acuerdos de Paz”, que muchos críticos ven como poco más que un nombramiento simbólico y parte de la fachada multiculturalista del actual gobierno.

 


Compartir
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org