Martes, 22 de Octubre, 2019
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
ARGENTINA
Áreas libres de transgénicos
Andrés Gaudin
22/12/2005
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Tres pequeñas localidades rurales encabezan lucha contra organismos genéticamente modificados.

En menos de dos años, tres distritos situados en el centro, el sur y en la región centrooccidental de Argentina se declararon áreas libres de transgénicos y, en defensa de sus ecosistemas, prohibieron el ingreso, la plantación y la cría de organismos genéticamente modificados (OGMs).

Las autoridades de San Marcos Sierras, en la céntrica provincia de Córdoba, al igual que las de El Bolsón (Río Negro, al sur ) y Merlo (en la centrooccidental San Luis), fueron advertidas por entidades ecologistas sobre el riesgo de propagación de la contaminación genética en áreas donde la producción orgánica es la única salida económica para sus pequeños productores y es amenazada por los OGMs.

La declaración del valle de Merlo como "área libre de transgénicos" fue votada por el Concejo Deliberante local el 28 de setiembre pasado. Sin embargo, la abanderada en la lucha contra los OGMs es San Marcos Sierras, que lo hizo en noviembre del 2003, y la sureña El Bolsón tomó el ejemplo en diciembre del 2004.

San Marcos Sierras está situado 863 km al norte de Buenos Aires, El Bolsón se encuentra a 1,716 km al sur y Merlo queda 890 km al noroeste. Los tres distritos son valles privilegiados por un microclima que favorece el desarrollo de los cultivos más exigentes. Representan un área geográfica de unos 7,000 km².

Transgénicos: nada nuevo

Los transgénicos se impusieron en Argentina desde hace una década a través de la soja, que al ser resistente a las peores condiciones y ofrecer un rendimiento excepcional —que llega a las 2.7 TM por hectárea—, avanza sobre los campos de trigo y maíz, cultivos que hasta el siglo pasado hicieron que el país recibiera el título de "granero del mundo".

Este año, con 15.6 millones de hectáreas sembradas —un millón más que en la campaña del 2004—, Argentina se convirtió en el tercer país sojero del mundo, sólo superado por EEUU y Brasil.

Sumados, Argentina y Brasil han convertido hoy al Mercado Común del Sur (MERCOSUR) —que incluye además a Paraguay y Uruguay— en el área de mayor producción de soja transgénica del mundo, con una producción anual de más de 100 millones de tonelada.

"Los OGMs, conocidos vulgarmente como transgénicos, son los organismos que surgen como consecuencia de la manipulación genética, o bien a través de la introducción en una especie de genes propios de otra especie, o modificando la expresión de sus genes", explicó el agrónomo Adolfo Boy, de la entidad ambientalista Grupo de Reflexión Rural (GRR).

El enfoque actual de la ingeniería genética está orientado esencialmente hacia la agricultura, y las investigaciones apuntan al logro de cultivos que resistan las condiciones ambientales más agresivas (granizo, sequías, suelos salinos, plagas, entre otras) y presenten un mejor aspecto visual, de forma de facilitar su comercialización, precisó Boy.

En los tres casos las ordenanzas municipales son similares. Constan de cinco puntos, invitan a las comarcas vecinas a adoptar idéntica legislación, y en el articulado de la norma hay una frase común: "Se prohíbe la producción de OGMs, particularmente vegetales o animales en cuyo ADN se introdujeron genes extraños, creando seres nunca antes vistos en la naturaleza".

Para el biólogo Jorge Rulli, del GRR, "estas tres ordenanzas pusieron en un primer plano la problemática del avance de la frontera agropecuaria de los OGMs —la soja, concretamente—, que en otras zonas del país ha generado pobreza y exclusión, además de haber provocado daños irreparables en ecosistemas de los que el ser humano es parte".

Según Rulli, la iniciativa de los territorios libres de transgénicos viene a llenar el vacío legal del que se valen las megaempresas —especialmente las productoras de soja— para instalar sus negocios rentables a costa del "quebranto de las economías regionales, que son sustentables en el tiempo y están identificadas con la cultura de los pueblos".

Aunque las tres zonas suman una superficie mínima en el vasto territorio argentino, las corporaciones protestaron, diciendo que los municipios no tienen atribuciones para legislar en esta materia.

Según el constitucionalista Antonio Hernández, "en los hechos tienen razón —porque el gobierno defiende a los transgénicos—, pero jurídicamente no".

Hernández se manifiesta a favor de las ordenanzas al afirmar que "son constitucionales porque los concejos deliberantes tienen la atribución de aprobar dispositivos legales, así como el poder de policía municipal y la obligación de cumplirlo", es decir, que pueden hacer uso de la fuerza pública en caso de contravención a sus disposiciones.

Producción orgánica

Para los pequeños productores de las tres zonas es una cuestión de vida o muerte, porque los OGMs son enemigos de la producción orgánica. Por sus características climáticas y geográficas, San Marcos Sierras, El Bolsón y Merlo tienen un gran potencial para desarrollar un eficiente sistema de producción orgánica, especialmente porque los valles están poblados por propietarios de pequeñas parcelas de tierras aptas para el cultivo de exquisiteces de buena demanda en el mercado externo.

Sin embargo, entre las tres no llegan a sumar el 12% del total de la producción orgánica argentina. Durante todo el 2004 el mercado mundial de productos orgánicos movió casi US$23 millardos; pero con exportaciones por sólo $39 millones, la participación argentina en el negocio global fue de apenas el 0.17%.

"Si pudiéramos llegar nada más que al 1% ($230 millones), eso daría para potenciar al país en un segmento absolutamente descuidado por las autoridades nacionales y para que nosotros, los productores de las tres áreas libres de transgénicos, subsistiéramos dignamente", dijo Marcelo Pais, presidente de la Asociación de Productores Orgánicos Valle Ecológico (APOVE) de San Marcos Sierras.


Compartir
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org