Viernes, 18 de Octubre, 2019
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
PERÚ
No todo lo que brilla es oro
Mary Powers
23/09/2004
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Cerro personifica conflicto entre mina de oro y habitantes de región pobre.

El cerro Quilish —una pequeña montaña que según el principal productor aurífero de América Latina posee 3.7 millones de onzas de oro, pero que habitantes del norteño departamento de Cajamarca dicen alberga una importante reserva de agua subterránea— se ha convertido en el talón de Aquiles de una antigua relación de desconfianza entre la minera y la comunidad, señalan observadores.

El 15 de setiembre, la población de Cajamarca realizó un paro de 24 horas para obligar al gobierno a revocar una resolución que otorgó a Minera Yanacocha la autorización para explorar el cerro Quilish. Toda la actividad comercial se paralizó y se bloquearon los caminos hacia la región.

Ese mismo día, los dueños de Yanacocha, la corporación estadunidense Newmont Mining y su socia local, la Compañía de Minas Buenaventura, anunciaron que detendrían las operaciones de la mina debido a que los manifestantes habían bloqueado por más de una semana los camiones que trabajan para la mina.

Dos días después, el Ministerio de Energía y Minas publicó una nueva resolución dejando sin efecto la anterior.

El ministro de Energía y Minas, Jaime Quijandría, dijo que el acuerdo resultaría en el levantamiento del bloqueo del camino hacia la mina y facilitaría el diálogo entre la empresa y la comunidad, en una serie de temas sobre el impacto de Yanacocha en la región. Aseguró que se llevaría a cabo un estudio sobre la situación hídrica en Cajamarca con una consultora independiente.

Recursos de por medio

Un vocero de Yanacocha precisó que la resolución no había revocado el permiso de la minera para explorar Quilish. Sin embargo, el Rev. Marco Arana, sacerdote de Cajamarca que había mediado en la disputa, señaló que las autoridades regionales y líderes de la sociedad civil habían firmado un acta declarando la intangibilidad del cerro Quilish, situado a sólo 8 km de la ciudad de Cajamarca y donde viven unos 8,000 campesinos.

Yanacocha constituye alrededor de 10% de las exportaciones del Perú, que el año pasado totalizaron US$9 millardos. Quijandría dijo que la región estaba perdiendo 1 millón de soles cada día (unos $294,000) por el llamado canon minero —la mitad de los impuestos a la renta pagados por Yanacocha son destinados a la región— debido al bloqueo.

Según cifras del Fondo Nacional de Compensación y Desarrollo Social (FONCODES), Cajamarca es una de las regiones más pobres del Perú, con 77.4% de sus habitantes viviendo en la pobreza, y 50.8 en la extrema pobreza. Yanacocha asegura haber entregado $3.5 millones en asistencia a la población rural en el 2003.

El Tribunal Constitucional, en respuesta a una demanda interpuesta por el gobierno municipal de Cajamarca, estableció el año pasado que la empresa podía explorar el cerro Quilish, pero que debería tener un completo estudio de impacto ambiental (EIE) antes que empiece la explotación del yacimiento.

Algunos expertos sostienen que Quilish posee una parte vital de los recursos de agua, aseveración que la empresa y funcionarios del Ministerio de Energía y Minas niegan. Yanacocha también ha argumentado que la exploración del área no tendrá ningún impacto ambiental debido a que todas las sustancias usadas en la perforación son biodegradables.

Pobladores no confían

Pero el conflicto sobre el cerro Quilish parece simbolizar el resentimiento de Cajamarca por las actitudes —descritas por algunos como de arrogancia y desprecio—, que han mantenido los funcionarios de la empresa hacia la población por una década.

"La empresa pensó que estaba actuando dentro de la ley, pero no es suficiente actuar dentro de la ley, sino tener legitimidad", dijo José Luis López, director ejecutivo del Grupo de Diálogo Minero, foro que ha mediado en otros conflictos mineros en el país. "Ellos [Yanacocha] no evaluaron que eso era algo que se venía acumulando por largo tiempo, algo que estaba en el corazón y la conciencia de la gente".

Muchos campesinos también acusan a Yanacocha de haberles pagado una miseria por las tierras que les compró la empresa en los primeros años del proyecto minero.

En julio del 2000, 151 kg de mercurio, subproducto de la extracción minera, se derramaron de un camión en la localidad de Choropampa, a 27 km de la mina. Creyendo que el líquido plateado era valioso, los pobladores lo recogieron y se lo llevaron a sus casas. Unos 1,200 sufrieron de envenenamiento.

López explicó que Yanacocha se apresuró con la exploración en Quilish, originalmente planeada para una fecha posterior. Agregó que una prolongada sequía en la región ha puesto en situación crítica los suministros de agua, acentuando las preocupaciones sobre el impacto ambiental de las inmensas operaciones de Yanacocha. La mina debe producir a bajo costo este año 3 millones de onzas de oro.

Arana, quien encabeza la organización ambientalista Grufides, dijo que era muy importante que Yanacocha tome acciones concretas para generar confianza.

"Necesitan crear confianza, lograr credibilidad", dijo Arana a una radio local. "Reconstruir legitimidad es muy importante [porque] Yanacocha la ha destruido".

Agregó que la empresa abandonó las conversaciones con los grupos de la sociedad civil luego que una consultora independiente recomendó el año pasado un estudio del uso del agua en toda el área de influencia de Yanacocha.

Felipe Cantuarias, vicepresidente de relaciones comunitarias de la Compañía Minera Antamina y también integrante del Grupo de Diálogo Minero, indicó que sobre el conflicto con el cerro Quilish, la comunidad está enviando un mensaje a Yanacocha.

"Lo que está buscando la comunidad es una forma de relacionarse adecuadamente con la empresa", afirmó Cantuarias. "Creo que eso no se logra haciendo un estudio más o un estudio menos".


Compartir

Con medidas de fuerza campesin
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org