Domingo, 29 de Noviembre, 2020
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
BOLIVIA
Mujeres indígenas resisten al cambio climático
15/03/2013
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Conocimientos y sabidurías ancestrales se aplican para hacer frente a modificaciones de calendarios agrícolas.

Desde hace dos años, unas 350 mujeres campesinas indígenas de 14 localidades del céntrico departamento boliviano de Cochabamba están implementando estrategias para hacer frente al cambio climático.

Estas mujeres pertenecen a comunidades de los municipios de Tapacarí, Arque, Bolívar y Sicaya donde en los últimos años la sequía se ha agudizado y existe una deficiencia en reservorios de agua. De acuerdo con el diario La Opinión, de cada 10 vertientes sólo dos proveen de este recurso. Igualmente, la falta de pastos y forraje redujo su producción pecuaria en 80%.

El cambio climático ha afectado los calendarios agrícolas, se han incrementado las plagas de parásitos y enfermedades en el ganado, se ha producido una reducción en el forraje y los alimentos para las familias. Esto ha obligado a las comunidades campesinas a fortalecer sus organizaciones tradicionales y recuperar conocimientos y sabidurías ancestrales.

“En nuestras comunidades de Quewaylluni y Tanga Tanga hace mucho frío y quema la papa”, dice Feliciana Callata, del municipio de Arque, en declaraciones recogidas por La Opinión. “En temporadas también [hace] mucho calor, el sol seca las plantas. Nuestras llamas y ovejas tienen garrapatas, piojos y son flacas”.

La mujer en las sociedades campesinas andinas, como símbolo de la reproducción, tiene como rol fundamental seleccionar la semilla después de la cosecha y colocarla en la tierra durante la siembra. Colabora con el esposo y los hijos varones en las labores agrícolas, y junto con las hijas se dedica a criar animales, además de atender las necesidades alimenticias y de salud de la familia.

El cambio climático está obligando a las mujeres a trasladarse a lugares cada vez más lejanos para conseguir agua y leña para sus hogares, realizar el pastoreo o recolectar las plantas medicinales para curar las enfermedades de su familia y de su ganado.

Con apoyo de la Fundación Atica, este grupo de mujeres han aprendido a manejar el ganado y los pastizales, conservar los suelos y cosechar agua a través de la construcción de atajados (embalses) para almacenar agua que permitirá beber a llamas y ovejas en la época seca, entre mayo y agosto. También han aprendido a aplicar medicamentos a sus animales y planificar la siembra de avena, cebada y alfalfa para almacenar alimento para su ganado.
Estas actividades han empoderado a este grupo de mujeres campesinas indígenas, tradicionalmente vulnerables.

“Las desigualdades de género se entrecruzan con los riesgos y vulnerabilidades asociados al cambio climático”, asegura Sandra Soliz, directora general de la Fundación Atica. “Las desventajas sociales e históricas de las mujeres, con su limitado acceso a la educación y recursos, además de las restricciones a sus derechos y el silencio de sus voces a la hora de influir en sus decisiones, las hace altamente vulnerables”.

“Las desigualdades de género pueden empeorar los impactos que ocasiona el cambio climático”, agrega Soliz. —Noticias Aliadas.


Compartir
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org