Sᢡdo, 21 de Septiembre, 2019
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
AMÉRICA LATINA / EL CARIBE
¡Justicia climática ya!
José Elosegui*
15/12/2010
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Movimientos sociales plantean agenda en Conferencia Internacional sobre Cambio Climático.

Los movimientos sociales de diversas partes del mundo, especialmente latinoamericanos, llegaron a Cancún, México, a la XVI Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP por sus siglas en inglés), llevada a cabo del 29 de noviembre al 10 de diciembre, para colocar sus demandas sobre la mesa y presionar a los gobiernos de los países industrializados que no quieren comprometerse por ley con reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Pescadores, campesinos, agricultores, mujeres, sindicalistas, ambientalistas, organizaciones no gubernamentales, presentes en Cancún, plantearon sus preocupaciones por las “falsas soluciones” o “soluciones de mercado”, como las llaman, entre las que se destacan los transgénicos, los agrocombustibles, las grandes represas, la energía nuclear, el mercado de carbono, los Mecanismos de Desarrollo Limpio (MDL), particularmente la Reducción de Emisiones por Evitar la Deforestación y Degradación de Bosques (REDD) en países en desarrollo, y la geoingeniería, entre otras.

Los representantes de organizaciones de base consideran que hay que combatir las causas estructurales del cambio climático, fundamentalmente el sistema capitalista de producción y consumo. Para alcanzar la justicia climática —señalan— es necesario que los países desarrollados paguen la deuda climática reduciendo emisiones de forma radical, con transferencia de fondos y tecnología a las naciones en vías de desarrollo para adaptación y mitigación del cambio climático.


“Miles de Cancún”
“La agricultura campesina enfría el planeta”, asegura La Vía Campesina, grupo que reúne a movimientos campesinos de todo el mundo y desde hace años pisa fuerte en todos los escenarios donde se debate sobre la crisis del clima.

Rumbo a la COP de Cancún, los trabajadores rurales hicieron un llamado internacional a realizar movilizaciones en el mundo entero, bajo la consigna “Miles de Cancún”, en referencia a la implementación de “miles” de soluciones reales al cambio climático planteadas por los campesinos del mundo.

“Nosotros apoyamos la agricultura campesina, los circuitos cortos de comercialización, la agroecología como matriz productiva tecnológica, la cooperación entre las familias campesinas”, señaló a Noticias Aliadas, Luis Gomes, dirigente del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil (MST).

Tanto la agricultura industrial, con utilización de grandes maquinarias e insumos tecnológicos, como la deforestación y el transporte mundial de alimentos bajo el sistema de comercio neoliberal, están entre las principales actividades emisoras de gases de efecto invernadero. En cambio, “la producción alimentaria sostenible local se sirve de menos energía, elimina la dependencia de piensos animales importados y retiene el carbono en el suelo, al mismo tiempo que incrementa la biodiversidad”, señaló un comunicado de prensa de La Vía Campesina previo a la COP.

En esta línea, la “soberanía alimentaria” es la demanda política de La Vía Campesina, levantada por primera vez en 1996, fundamental para combatir el cambio climático. La soberanía alimentaria implica el derecho de los pueblos a definir qué producir, cómo y de qué forma comercializar esa producción. Pone énfasis en la pequeña producción sostenible, la agroecología y el abastecimiento principalmente de los mercados locales.

Diversas representaciones indígenas participaron de las actividades paralelas a la conferencia de Cancún y vigilaron el proceso de negociaciones.

Las representaciones de pueblos originarios, en nombre de más de 360 millones de personas, rechazaron especialmente el mecanismo REDD porque implica, según consideran, incorporar los bosques y otros ecosistemas a los mercados financieros internacionales, a través de la usurpación de los derechos de los pueblos y las comunidades sobre sus tierras y territorios. Exigieron que cualquier proyecto para combatir la deforestación respete los derechos de las comunidades al territorio y les asegure participación y beneficios.


Pueblos indígenas, los más afectados
Los delegados de los pueblos indígenas pidieron que se incorporen a los acuerdos de la COP algunas “propuestas mínimas de carácter irrenunciable, por estar profundamente ligadas a nuestros derechos humanos”, según expresaron en comunicado de prensa. Enfatizaron “el derecho a la libre determinación, a las tierras, territorios, recursos naturales y genéticos, al consentimiento previo libre e informado y a los conocimientos tradicionales”.

También exigieron “la participación plena, efectiva y directa de los pueblos indígenas en todos los mecanismos, órganos, procedimientos establecidos en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático”.
Los pueblos indígenas, que están entre los más afectados por la crisis climática por su estrecha relación con la naturaleza, demandaron en Cancún que los eventuales acuerdos “garanticen la inclusión, el reconocimiento y la protección de las tecnologías propias, semillas, expresiones culturales, creencias, patrimonio y conocimientos ancestrales”.

En lo que tiene que ver con el financiamiento climático, los indígenas propusieron “la participación plena y efectiva de nuestros pueblos en la gestión y distribución de recursos, así como el acceso a tecnologías apropiadas y a procesos de fortalecimiento de capacidades para enfrentar al cambio climático”.

En suma, la agricultura familiar, campesina, la soberanía alimentaria y energética, el manejo comunitario de los bosques, son los “paraguas políticos” bajo los cuales aparecieron las principales demandas y soluciones de campesinos e indígenas en la COP de Cancún.

Estos planteamientos, que cuestionan duramente el sistema capitalista, presentan otra forma de entender la vida, en armonía con la naturaleza, y que, de ponerse en práctica, implicarán reducciones radicales de emisiones contaminantes en sectores claves. Se trata de la implementación del “Buen Vivir”, práctica de los pueblos para mantener el equilibrio entre los seres humanos con la Madre Naturaleza, pero falta la voluntad política de los gobiernos.
—Noticias Aliadas.


Compartir

Movimientos sociales demandan en Cancún compromisos efectivos para hacer frente a cambio climático. (Foto: José Elosegui)
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org