Domingo, 20 de Septiembre, 2020
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
BRASIL
Efectos del calentamiento global son inevitables
José Pedro Martins
23/09/2010
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Menos bosques se han deforestado, pero emisiones de gases de efecto invernadero siguen siendo altas.

¿Cuáles serán los impactos del cambio climático sobre la agricultura, los recursos hídricos y los grandes biomas brasileños, particularmente la Amazonia, el Cerrado y el Semiárido en la región del nordeste? Esta es una de las principales preguntas del momento para ecologistas y científicos en Brasil.

Una investigación que está siendo coordinada por el climatólogo Carlos Nobre, investigador del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) y una de las principales figuras en Brasil sobre el debate sobre el cambio climático, prevé una variación en las temperaturas entre 3º y 6º centígrados hacia fines del siglo XXI, según las previsiones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), de la ONU.

Este mayor calentamiento puede provocar grandes impactos en el régimen de recursos hídricos, responsables de más de 70% de la generación de electricidad en Brasil, y eventualmente la sabanización —tala de bosques para convertirlos en pastizales— de la Amazonia.  Existe la posibilidad de que, hacia fines del siglo XXI, la sabanización afecte cerca de 30% de la Amazonia, sobre todo en su parte este.

Este fenomeno también puede acarrear el incremento de pérdida de biodiversidad en el Cerrado —amplia ecorregión de sabana tropical de 1.9 millones de km², que abarca los estados de Goiás, Mato Grosso, Mato Grosso do Sul, Tocantins, Minas Gerais, Bahia, Maranhão, Piauí, São Paulo, extendiéndose al noreste de Paraguay y al este de Bolivia— y la intensificación de procesos de desertificación en el Semiárido nordestino. Sin hablar de los impactos que pueden ser devastadores para la agricultura, si se confirmasen los escenarios más pesimistas sobre el cambio climático.


El café, entre los más afectados
Uno de los escenarios considerados entre los más negativos proyectados por el IPCC es la eventual caída progresiva en la extensión de áreas aptas para el cultivo de café arábica en el estado de São Paulo, el principal productor de café en Brasil y uno de los principales productores mundiales, en la medida en que son considerados los escenarios más negativos proyectados por el IPCC. El área del territorio paulista considerada apta para el café arábica es de 97,848 km2, correspondiendo a 39.4% del área total del estado. Las áreas consideradas como restringidas, en función de riesgos de heladas, corresponden a 57,428 km2, y en función de temperaturas elevadas, 39,604 km2.

Diversos estudios han mostrado que elevación de la temperatura en 1º C y de las lluvias en 15% representaría la disminución en cerca de 10% del área apta para el cultivo del café arábica, que quedaría en 74,426 km2. En el escenario extremo, de elevación de la temperatura en 5.8º C, el área apta para el cultivo tendría una declinación acentuada, para solamente 2,738 km2, o 1.1% del territorio estadual. Las áreas restringidas a las temperaturas elevadas se caracterizan, según los estudios, por temperaturas medias anuales superiores a 23º C.

Nobre defiende la intensificación de medidas orientadas a la adaptación al cambio climático que, a su ver, es inevitable. Cita medidas positivas, como el Plan Nacional de Cambios Climáticos.

“Estamos atrás de los países desarrollados, que desde hace años discuten y se preparan para la adaptación. Holanda dedica ya buena parte de su producto interno bruto a las adaptaciones, como reformas en los sistemas de diques y hasta la reubicación de parte de la población. Pero Brasil también está siendo superado por países en desarrollo, como Argentina, y hasta pequeñas islas del Caribe”, advirtió Nobre. “Algún grado de cambio climático ya se ha vuelto inevitable, y Brasil es un país cuya infraestructura depende mucho de sus recursos naturales”.


Amazonia, Cerrado y Semiárido
La situación de la Amazonia sigue atrayendo una gran atención, tanto de la prensa brasileña como internacional. El 20 de setiembre, el gobierno brasileño anunció que estudios preliminares del INPE indican que para el periodo 2009-2010 se prevé que la deforestación en la Amazonia alcance entre 5,000 y 6,000 km2. Esto significaría una caída récord, menor que la verificada en el periodo 2008-2009, cuando la deforestación se cobró 7,400 km2.

De todos modos, la deforestación sigue adelante, y los datos del INPE sobre el periodo 2009-2010 deben todavía confirmarse. La reducción de la deforestación en la Amazonia interesa, y mucho, a Brasil. La deforestación en la región fue responsable de aproximadamente 70% de las emisiones nacionales de dióxido de carbono (CO¬2) o equivalentes. Esto representa entre 200 y 300 millones de toneladas actuales equivalente de CO¬2, frente a los 90 millones de toneladas de CO¬2 o equivalentes emitidos, aproximadamente, por la quema de combustibles fósiles y derivados.

En la medida en que la deforestación de la Amazonia sigue emitiendo gases de efecto invernadero, a pesar de la caída aparentemente sustancial de la deforestación en el último año, se teme los efectos del calentamiento global en la propia región amazónica.

Otros estudios inquietantes relacionan los impactos del cambio climático con la pérdida drástica de biodiversidad en el Cerrado y en la región del Semiárido en el nordeste. Un estudio del Centro de Referencia de Información Ambiental (CRIA) ¿de que fecha? reveló una probable reducción significativa de la biodiversidad de especies típicas del Cerrado, en escenarios de cambio climático extremo. El estudio consideró escenarios de incremento anual de 0.5 y 1% en la concentración de carbono en la atmósfera, y sus efectos hasta el año 2055 en 162 especies del Cerrado con buenas descripciones científicas.

En el escenario menos crítico, hasta el 2050 se produciría la extinción de 18 de las 162 especies, y para 91 especies habría una reducción de áreas aptas mayor a 90%. En el peor escenario, 56 especies se extinguirían, y 123 verían reducida su área en más de 90%.

El Cerrado es uno de los más importantes biomas brasileños que abarca 22% del territorio, pero curiosamente no fue considerado patrimonio nacional por la Constitución de 1988, al contrario que la Amazonia. Para ecologistas y científicos, ese hecho ha contribuido a incrementar la deforestación de esta importante ecorregión.

“Es urgente la protección de lo que resta del Cerrado, que viene siendo muy afectado por los monocultivos de caña de azúcar y soja, por ejemplo”, observa Márcia Correa, ecologista de la Sociedad Protectora de la Diversidad de las Especies (PROESP).

La degradación del Cerrado se agravó en mucho en el 2010 debido a la intensa sequía que afecta gran parte de Brasil en el invierno austral. Hasta inicios de setiembre se habían identificado 8,113 grandes focos de incendios, 386% más que en el mismo periodo en el 2009.

Uno de los caminos para la protección de los bosques, y contribuir con ello a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero por la deforestación, es la certificación de bosques. Brasil tiene ya una de las principales áreas certificadas en América Latina, sumando más de 5 millones de hectáreas. Ya se pueden encontrar en el mercado brasileño decenas de líneas de productos certificados con el sello del FSC (Forest Stewardship Council, o Consejo de Manejo Forestal), entre ellos muebles, utensilios domésticos y útiles de escritorio, hasta material escolar y cosméticos. Sin embargo, cerca de 40% de las áreas certificadas se concentran en las regiones sur y sudeste de Brasil, lo que indica que la certificación de grandes áreas en la Amazonia tiene todavía un largo camino por delante.
—Noticias Aliadas.


Compartir

Bosques amazónicos son talados para dar paso a pastizales. (Foto: Instituto Imazon/GEO Amazonia)
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 7213345
Dirección: Jr. Daniel Alcides Carrión 866, 2do. piso, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org